La reducción de la movilidad por la crisis de la covid-19 ha provocado una mejora sin precedentes de la calidad del aire, con una caída del 39 % de la contaminación por ozono hasta septiembre en la Comunitat Valenciana, según Ecologistes en Acció, que advierte de que el 95 % de la Comunitat sigue expuesto a unos niveles insalubres de este contaminante.

    La organización ecologista señala en un comunicado que, pese a la crisis de la covid-19, la práctica totalidad de la población valenciana ha seguido respirando aire con más ozono del recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    Así se concluye en el Informe anual sobre la Contaminación por Ozono de Ecologistas en Acción, que analiza los datos recogidos entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de 2020 en 483 estaciones oficiales de medición de ozono repartidas por toda España, 54 de ellas situadas en la Comunitat.

    El estudio advierte de que el 94 % de la población y el 95 % del territorio valencianos han estado un año más expuestos a unos niveles insalubres de este contaminante.

    Ecologistes en Acció lamenta asimismo que la Generalitat "siga sin adoptar medidas eficaces sobre el transporte, la industria y la ganadería intensiva que eviten los episodios puntuales y reduzcan los elevados niveles de fondo".

    Sobre las conclusiones del informe, destaca que el ozono troposférico "sigue siendo el contaminante atmosférico que año tras año afecta a más población y territorio", aunque durante 2020, por efecto del confinamiento ante la pandemia de la covid-19, sus niveles se han reducido de forma importante por la drástica disminución de las emisiones de sus contaminantes precursores en la industria y en el transporte.

    El informe de Ecologistas en Acción toma como referencia el valor recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), de acuerdo al cual el aire contaminado por ozono ha afectado en 2020 al 94 % de la población y el 95 % del territorio valencianos.

    Así, señala que la población que ha respirado aire contaminado por encima del estándar legal es de 14.000 personas en la zona interior de Cérvol-Els Ports (Castellón) y cinco estaciones de medición de esta zona, de las áreas costera e interior del Turia y del área interior del Júcar-Cabriel, han incumplido el objetivo legal en el trienio 2018-2020.

    Ahora bien, destaca que "la frecuencia de las superaciones de los estándares legal y de la OMS ha sido muy inferior a la de años precedentes, con un descenso de, respectivamente, el 72 % y el 39 % en relación al promedio de las registradas en el periodo 2012-2019.

    La mejoría de la situación, añade, ha sido en especial relevante en las áreas costera e interior del Turia y en el área costera del Júcar-Cabriel, con una reducción del número de días con mala calidad del aire superior al 60 %.

    De manera puntual, el ozono ha aumentado en algunas estaciones industriales y urbanas de la Zona Cerámica de Castellón, Orihuela y las aglomeraciones de Castelló, Elche y València, precisamente por el menor tráfico.

    Ecologistes en Acció considera además que la contaminación por ozono debe abordarse como "un problema sanitario de primer orden", ya que según la Agencia Europea de Medio Ambiente causa cada año entre 1.500 y 1.800 muertes en España.

    La organización ecologista lamenta que la Generalitat "siga sin elaborar" los Planes de Mejora de la Calidad del Aire para reducir la contaminación, una "negligencia que está poniendo en peligro la salud de 2,1 millones de valencianos en 11 de las 18 aglomeraciones y zonas de calidad del aire" en que se divide la Comunitat.

    Advierte por último que pocas ciudades cuentan con protocolos de actuación frente a las puntas de contaminación por ozono y en el caso de la ciudad de València "no contempla medidas para este contaminante, como la limitación del tráfico en episodios de elevada contaminación".