Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís busca más fondos del Estado con sus enmiendas

Reclama un mejor reparto de los 13.400 millones para covid y Ribó exige un millón para la torre de la V-21

El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, anunció ayer que su formación ha presentado 48 enmiendas al presupuesto del Estado, en las que pide un mejor reparto del fondo de 13.400 millones a las comunidades para igualar a las infrafinanciadas, así como bajar el IVA de las peluquerías y de los instrumentos musicales, una demandas de las asociaciones valencianas.

A su vez, el diputado indicó que ya ha negociado algunas enmiendas para mejorar la dotación del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) y del Palau de les Arts. No precisó los detalles de estos avances.

En el caso de la ciudad de València, Compromís no presenta enmiendas para las infraestructuras pendientes del Parc Central (túnel pasante y canal de acceso). Sí para que el Ministerio de Transportes incremente hasta un millón la partida a la rehabilitación de la torre miramar de la avenida de Cataluña y para destinar 30 millones más a la deuda del Consorcio, reduciendo así a la mitad la parte que deberían aportar las administraciones valencianas de la deuda de la Marina de València vinculada al crédito del ICO.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha ratificado la voluntad de asumir la deuda de la Marina de València con el ICO (alrededor de 400 millones de euros), pero se desmarca del resto de la deuda vinculada a dicho crédito, un préstamo de 60 millones contratado para hacer frente a la variación de intereses del crédito principal de las obras de la Copa del América que ahora está en manos de un fondo americano. Compromís reclama que incluya 30 millones más, con los que se cubriría al menos la mitad de esta deuda.

En relación a la rehabilitación de la torre Miramar y posterior cesión a la ciudad, Compromís considera que la dotación de 100.000 euros prevista para el año próximo es insuficiente para adecuar la rotonda y la torre miramar, abandonada y sin uso desde hace años.

La torre de la avenida de Cataluña, que preside la entrada norte de la ciudad, tuvo un coste millonario al que ahora el ayuntamiento quiere sacar provecho reutilizándola para la práctica del parkour o la escalada.

Ribó anunció a principios de mes que estaba negociando con el ministerio la cesión de la torre. Once años después de su finalización, la rotonda y su torre siguen sin ser recepcionadas por el ayuntamiento para encargarse de su conservación debido a las deficiencias y desperfectos.

Compartir el artículo

stats