Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bacterias para impedir que se pudra la paja en l’Albufera

Serbiotec presenta al Consell Agrari de València un tratamiento sostenible y eficaz que además cumple con la Política Agraria Común

Acumulación de paja  
podrida en los Tancats de 
l’Albufera.  f.calabuig

Acumulación de paja podrida en los Tancats de l’Albufera. f.calabuig

Serbiotec apuesta por un remedio biológico para acabar con el problema de la acumulación de paja del arroz en l’Albufera. La solución pasa por degradar el desecho aplicando las bacterias ACF-SR, planteamiento que se ajustaría al marco legal que marca la Política Agraria Común (PAC). La empresa de tratamiento de aguas y de biodegradación de materia orgánica ha establecido ya contacto con el Consell Agrari Municipal de València, aunque no se ha llegado a ninguna decisión.

«Les hemos demostrado que es la solución» aseguran desde Serbiotec. Esta fórmula ya funcionó regenerando el agua del tramo final del cauce del Turia, donde pudieron verse sus positivos resultados en enero del año pasado. Además, se ha contrastado su validez en los campos de arroz a través de una investigación llevada a cabo por esta misma entidad.

Este estudio se ha realizado en una zona tradicional y representativa del cultivo de arroz enclavada en Sedaví. Evidencia que las bacterias contenidas en ACF-SR aportan un equilibrio en la relación de carbono y nitrógeno del suelo aportando una fuente de energía para la descomposición de la paja. Asimismo, sirve de soporte para los microorganismos autóctonos del suelo. Esto se traduce en un beneficio en el proceso de mineralización del mismo y en el aporte de sustancias que son asimilables por las raíces.

Algunos agricultores llevan años empleando este sistema y se muestran satisfechos con el método. Además de ser efectivo, es sostenible para el medio ambiente, ya que no se pierde biomasa, y mejora el rendimiento de sus cultivos al incrementar la calidad del suelo.

Esta alternativa solucionaría un problema histórico agravado tras la caída de 400 litros de agua en pocas horas hace dos semanas, que arrastró grandes cantidades de materiales de las zonas altas a las bajas, superando las 10.000 toneladas de paja. Todo ello, sumado a las altas temperaturas inusuales para el mes de noviembre, ha provocado la putrefacción del agua de los arrozales que se está quedando sin oxígeno.

El vicealcalde de València y concejal de Devesa-Albufera, Sergi Campillo, reclamaba ayer a la Confederación Hidrográfica del Xúquer que, propietaria de los cauces que desembocan en l’Albufera que los mantenga limpios y bien conservados. En ese sentido,pedía al organismo de cuenca que «actúe enviando brigadas de limpieza a los barrancos para evitar que acaben entrando todos estos residuos en el Parc Natural de l’Albufera ».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats