El pasado jueves la consellera de Sanidad, Ana Barceló, confirmó que la Generalitat no descarta mantener las restricciones a las reuniones sociales y familiares en Navidad para evitar que las fiestas deriven en una «situación descontrolada» en la transmisión del virus. De esta forma, si en los próximos días las curva de contagios no se doblega, el Consell no descarta mantener a partir del 9 de diciembre -fecha en la que vence el actual decreto de medidas sanitarias-, el tope de reuniones de seis personas en el ámbito público y privado y las limitaciones de aforo en los establecimientos de hostelería.

¿Sobre qué cifras se sostiene esta preocupación por lo que ocurre dentro de una vivienda o un restaurante? ¿Se puede demostrar numéricamente que la convivencia, las visitas a familiares o la celebración de eventos especiales como cumpleaños pueden suponer un foco importante de infección? ¿Dónde es más fácil contagiarse, en un pub, en un teatro, en una cafetería, en tu lugar de trabajo o dentro de tu casa?

Según los datos que recopila la Red Valenciana de Salud Pública a los que ha tenido acceso Levante-EMV, la convivencia bajo el mismo techo y las reuniones familiares son los principales focos de contagio de coronavirus en la Comunitat Valenciana. De los 2.814 brotes de la enfermedad que se han detectado desde el fin de la desescalada en el mes de junio hasta esta semana, el 61,47 % -un total de 1.730 brotes-, se han producido en reuniones de familiares y amigos («cumpleaños, comidas, etcétera», especifican los técnicos de la Conselleria de Sanidad).

Los domicilios son, con mucho, el lugar donde más casos positivos se han acumulado desde el verano: 10.364 casos de 20.922, es decir, el 49,5 %). Siete de cada 10 brotes de coronavirus registrados en la Comunitat Valenciana se han producido en el ámbito social. Y dentro de ese ámbito, cerca de nueve de cada 10 (en concreto, el 87,5 %) son brotes surgidos en encuentros privados de familiares o de amigos.

59 brotes en restauración

En comparación, y sin salir del ámbito social, las demás actividades han resultado (aparentemente) ser menos efectivas para la propagación del virus. Los establecimientos de restauración (incluyendo los clientes) solo han registrado en la Comunitat Valenciana 59 brotes (apenas un 2 % del total y el 2,97 % de todo el ámbito social).

Los viajes extracomunitarios han originado 45 brotes (el 1,59 % del total y el 2,27 % en el ámbito social). En los locales de ocio (discotecas y pubs, principalmente) se han detectado 30 brotes que representan el 1 % de todos los focos de tres o más positivos (y el 1,51 % dentro del ámbito social). Y las actividades deportivas han dado pie a 28 brotes (el 0,99 %).

Aún menos focos de la enfermedad se han producido en los eventos organizados con menos de 400 asistentes (bodas, bautizos, funerales, etcétera), con 25 brotes; en los hoteles y alojamientos turísticos (19 brotes); en espacios de uso público como iglesias y gimnasios (10 brotes); en centros educativos como academias, escuelas de idiomas y de conducir o conservatorios (8 brotes); en los centros de estética y peluquerías (7 casos); y en comercios y mercados (3 casos).

Las actividades sociales en las que menos brotes se han registrado desde el fin de la primera ola de la pandemia en la Comunitat Valenciana han sido las culturales: en teatros, museos, templos y demás apenas se han registrado dos brotes de la enfermedad (el 0,07 % del total).

Así pues, parecen justificables las reivindicaciones de hosteleros, empresarios del ocio, pequeños y medianos comerciantes, promotores y empleados culturales o artistas cuando se movilizan pidiendo el fin de las restricciones para sus respectivas actividades. Solo uno de cada 10 brotes de coronavirus en el ámbito social se han producido fuera de los domicilios.

Casos por brote

Pero las cifras que maneja la Conselleria de Sanidad no solo ofrecen información sobre el número de brotes por actividades, sino también el de cuantos casos positivos se han dado en total. Porque claro, no es lo mismo un brote con tres positivos que uno con diez. Y ahí vemos como, precisamente, es en las reuniones de familiares y amigos donde los brotes son más leves.

En total, desde el final de la desescalada hasta esta misma semana se han contabilizado en fiestas privadas, cumpleaños, comidas y demás un total de 10.364 casos positivos de coronavirus, lo que supone una media de 6 casos por brote. Solo en los viajes extracomunitarios y en los comercios y mercados los brotes del virus producen menos positivos (5,4 y 5,7 respectivamente).

Por su parte, en los establecimientos de restauración se han registrado 510 casos de covid-19 desde el verano y la segunda ola, lo que suponen total de 8,6 positivos por brote. Pero los restaurantes, bares y cafeterías no son, ni mucho menos los lugares donde han tenido lugar los brotes más importantes.

Así, en las actividades deportivas se han dado una media de 8,9 casos por brote y en las actividades culturales 9 casos por brote. En las academias, escuelas de idiomas y otros centros similares se han registrado 10,5 casos por brote, mientras que en bodas, bautizos, funerales, festivales y otros eventos organizados la media se eleva a 11,3 positivos por brote.

Finalmente, los lugares en los que los focos de la enfermedad contienen más contagios son los espacios de uso público (iglesias, gimnasios, etcétera) con 18,2 contagios por brote, y, sobre todo, los locales de ocio como discotecas y pubs. En estos establecimientos se producen más contagios por brote (20,4) que, por ejemplo, en las residencias de mayores y centros sociosanitarios (19,6 positivos en cada uno de los 2.393 brotes detectados).

.