La Generalitat pondrá en marcha un programa con itinerarios de acompañamiento sociolaboral y residencial para mujeres prostituidas, que están sufriendo especialmente las consecuencias de la pandemia con unas condiciones de vida todavía más precarizadas, abandonadas, secuestradas o puestas en peligro de muerte. Lo anunció ayer la vicepresidenta y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, durante un acto en el que se entregaron los premios de las fiestas no sexistas 2019 a la Mancomunitat de la Ribera Alta y los ayuntamientos de Montanejos, Ondara, Pego y Oliva.

«Estos premios son nuestro reconocimiento al trabajo que se hace cada día en cada pueblo de nuestro territorio para conseguir esa sociedad que entre todos y todas estamos haciendo posible, una sociedad que respete a todas las personas, sean quien sean, vengan de donde vengan y que puedan ser y querer libremente», añadió la vicepresidenta.

Oltra presentó ayer la campaña del 25N, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, bajo el lema «lo cuentes como lo cuentes, es violencia sexual», en la que apela a la sociedad a no tolerar ni justificar ninguno de estos delitos para no ser cómplice de ellos como ocurre en muchos casos.

Agravada durante la pandemia

La vicepresidenta añadió que ante la situación de las mujeres explotadas sexualmente, agravada durante la pandemia, es «imprescindible» una actuación integral, que vaya desde la información al asesoramiento en materia social, sanitaria, formativa y laboral, hasta la promoción de su autonomía con redes de apoyo que les facilite que puedan retomar una vida independiente en la que elles elijan su propio camino». Añade que se ha incorporado a la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos de la Generalitat para 2021 «una medida económica que incrementa en 300 euros mensuales la Renta Valenciana de Inclusión, para equipararla al SMI en los casos de las mujeres prostituidas que se encuentran en una situación de explotación sexual».

Oltra ofreció ayer cifras como las tres agresiones sexuales en manada en el plazo de diez semanas. La vicepresidenta añadió que la violencia sexual permanece oculta en un elevado porcentaje de casos. Así, una de cada dos mujeres ha sufrido violencia por ser mujer, lo que supone 11.688.411 mujeres de 16 o más años; y, en concreto, una de cada cinco la ha sufrido en los últimos 12 meses (4.048.273 mujeres de 16 o más años), según señaló.

En su intervención se refirió especialmente a la violencia sexual contra la infancia y recordó que, según datos de la de la ONU, el grueso de las mujeres víctimas de la explotación sexual y de la ciber-delincuencia son menores de edad (un 77%). Además, el 74% de las agresiones a menores edad se produce en el ámbito familiar o del entorno de la niña.

Solo un 8% denuncia

Solo un 8% de las mujeres que ha sufrido violencia sexual fuera de la pareja lo han denunciado a la Policía, la Guardia Civil o en el Juzgado para lo que el IVAJ impulsa programas de concienciación. Asimismo, si se tienen en cuenta las denuncias realizadas por otra persona o institución, el porcentaje de denuncia solo crece hasta el 11,1%.

El objetivo de la campaña del 25 N es que al verla, las personas reflexionen sobre si alguna de esas situaciones «son dignas de una sociedad democrática e igualitaria; si son admisibles en una sociedad que pretende defender y promover los derechos humanos, los derechos de las mujeres como la libertad, la seguridad la movilidad o la capacidad de decisión sobre el propio cuerpo, así como sus derechos sexuales y reproductivos».

«Si no se reprueban los comentarios machistas seremos cómplices»

Durante la presentación de la campaña, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, aseguró que este año la campaña del 25N se centrará en la violencia sexual para concienciar a la sociedad contra «una forma de machismo estructural tan integrada que se ha normalizado muchos actos que no debería».

Además, felicitó a los instituciones premiadas por las fiestas no sexistas celebradas en el año 2019: la Mancomunitat de la Ribera Alta, Montanejos, Ondara, Pego y Oliva.

La campaña del 25 N, por ejemplo, es directa que apela a la sociedad a no mirar hacia otro lado. En este sentido, «pone el acento en cuatro tipos de delitos que ocurren hoy en día y que no debemos tolerar: el acoso, la agresión, la explotación y la violación» que se presentan con «un enfoque muy cotidiano, porque cuando hablamos de violencias no siempre somos consientes de ellas», señalaba.

«No mirar hacia otro lado»

En cada escena, se muestra la justificación que hace que alguien actúe mal y continúe haciéndolo. «Pero el mensaje nos interpela, nos habla directamente a nosotros y nosotras para que reprobemos estas palabras y estas acciones ya que, de otro modo, seremos cómplices». «Si miramos hacia otro lado, si nos mantenemos neutrales, nos ponemos en el lado equivocado», añadió la vicepresidenta. En este caso son prácticamente siempre hombres, en el 99,6% de los casos.