El jurado popular declaró ayer culpable de asesinato por unanimidad a Alejandra García por la muerte en Elda del hijo de acogida de ocho años de su compañero sentimental. El pequeño Dominique murió estrangulado con su camiseta mientras se encontraba con la acusada en la vivienda. Los hechos ocurrieron la tarde del 30 de agosto de 2017. La acusada se presentó como víctima de un asalto que sufrieron ella y el pequeño por unos desconocidos que ocultaban sus rostros con cascos de motoristas. Las incongruencias y contradicciones de su relato la convirtieron en la principal sospechosa y fue arrestada nueve meses después por el crimen. Tras su detención, Alejandra admitió que se inventó el asalto y adujo que sufrió un ataque de pánico porque el pequeño se había atragantado con un trozo de jamón.

El jurado considera probado que fue la acusada quien lo mató, sin que el niño tuviera posibilidad de defenderse. Tanto la Fiscalía como las acusaciones particulares que ejercen la madre de acogida de Dominique y la Generalitat Valenciana reclaman para Alejandra la prisión permanente revisable. Tras el veredicto del jurado, será al magistrado Pablo Díez a quien le corresponda decidir si impone esta medida cuando dicte la sentencia.

Una de las claves para el veredicto ha sido el informe de la autopsia que establecía que la causa de la muerte fue asfixia por estrangulamiento y se ha valorado el que en la casa sólo estaban la acusada y el niño. El jurado ha considerado probado por unanimidad que Alejandra asfixió a Dominique a sabiendas descartando que la asfixia del niño fuera accidental. El crimen se cometió de manera repentina y sin que la víctima tuviera ocasión de defenderse, un extremo que se considera acreditado también por todos los miembros del jurado.