El president de la Generalitat, Ximo Puig, no ha querido dar más aire esta mañana a los problemas en el Consell con la vicepresidenta y líder de Compromís, Mónica Oltra. El jefe del Ejecutivo, en unas declaraciones tras una reunión de tema sanitario, ha asegurado que su "gran preocupación es la pandemia" y ha expresado su "mejor disposición a hacer las cosas mejor".

Las manifestaciones se producen después de que Oltra cuestionara ayer la presentación de la propuesta de Estrategia Valenciana de Recuperación. Remarcó tras el acto con representantes de la sociedad civil que era la presentación de un documento de trabajo, pero no una estrategia como tal, la cual debía ser "dialogada y consensuada" en el Ejecutivo.

Puig ha evitado la confrontación directa. Preguntado por la reacción esta mañana de la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, que ha señalado en À Punt que su máxima es "aporta o aparta" ante los problemas con Oltra, el president ha rechazado que se pueda hablar de crisis en el Consell. "No crea que sea en términos de crisis, todo el mundo tiene que aportar", ha dicho sucintamente antes de pasar a otro tema.