La criminalidad sigue bajando por la pandemia y las restricciones a la movilidad y, así, en los nueve primeros meses del año las infracciones penales (delitos y faltas) han caído un 18,5 % en relación al mismo periodo del año pasado en la Comunitat Valenciana, según los datos publicados ayer por el Ministerio del Interior. Así, entre enero y septiembre, el número de delitos y faltas se ha situado en 143.350 frente a los 175.919 del mismo periodo de 2019, y han bajado todas las infracciones excepto los secuestros, que han pasado de 4 en 2019 a 12 este año, un 200 % más.

Las infracciones que más han descendido desde enero en la Comunitat con los hurtos (-39,3 %), los robos con fuerza en domicilios (-26,4 %), los robos con fuerza en domicilios, establecimientos y otras instalaciones (-25,4 %), la sustracción de vehículos (-25,2 %) y los robos con violencia e intimidación (-24,8 %). Las que menor descenso han registrado son las agresiones sexuales con penetración (-0,7 %), homicidios dolosos y asesinatos consumados y tráfico de drogas (ambos con el -6,5%). Por provincias, Castelló ha descendido más las infracciones penales, con un 23,7 % menos en el periodo, Alicante un 19 % y Valencia un 17,1 %.

En el conjunto de España, las infracciones penales han bajado entre enero y septiembre un 20,2 por ciento en relación al mismo periodo de 2019, según los datos del Ministerio del Interior.

La estadística, según destacó la Delegada del Gobiernon Gloria Calero al hacer públicos los datos, confirma que la Comunitat Valenciana es cada vez «un territorio más seguro», pues registra la tasa de criminalidad más baja de toda la serie histórica: 40 infracciones penales por cada mil habitantes. Esta tasa es la más baja desde el año 2009, cuando llegó a 58,9 infracciones penales por cada mil habitantes.

El número total de efectivos de Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía en el territorio valenciano se sitúa en 14.008 agentes. Ello supone un incremento respecto a finales del año pasado (13.432) de 576 efectivos más, es decir, un aumento del 4,3%. Por primera vez desde 2013, el número de efectivos se sitúa por encima de los 14.000.