El científico valenciano Santiago Grisolía considera que la gestión de la pandemia del coronavirus por parte del Gobierno y las autonomías es «mala» porque, a su juicio, «no declaran la verdad» y los datos que ofrecen a los ciudadanos «son un poco deficientes». «La verdad es que hay mucha gente enferma y mucha gente muerta y hay que decir las cosas para que la gente se proteja lo más que pueda», asegura en una entrevista concedida a la Agencia EFE, en la que afirma que el año 2020 «ha sido una desgracia y todavía lo es, un momento muy malo que espero que desaparezca».

A pocas semanas de cumplir los 98 años, el 6 de enero de 2021, el premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 1990 sigue acudiendo a trabajar a la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados (FVEA), de la que fue uno de los fundadores en 1978, y también al Consell Valencià de Cultura (CVC), órgano asesor de la Generalitat Valenciana en materia cultural, del que es presidente.

Santiago Grisolía (València, 1923) explica que durante el confinamiento, la nueva normalidad y esta segunda ola del coronavirus mantiene una vida «normal. No he salido a ningún sitio, he estado la mayoría del tiempo en casa, como siempre».

Considera que la vacuna contra la covid-19 abre un poco de esperanza para terminar con esta pandemia, y asegura que cuando comience a administrarse «me la pondré como todo el mundo, pero sin deseos de ser el primero. En cualquier tiempo será buena».

Preguntado por si los ciudadanos hemos aprendido algo durante la pandemia y todo lo que ha conllevado, el impulsor de los Premios Rei Jaume I afirma: «Nunca se aprende, siempre piensas que el futuro va a ser mejor».

Se muestra muy crítico con la gestión del Gobierno y las comunidades autónomas frente a la pandemia y asegura que está siendo «mala porque no declaran la verdad. La verdad es que hay mucha gente enferma y mucha gente muerta y hay que decir las cosas para que la gente se proteja lo más que pueda», reivindica.