Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hasta un 50 % de pacientes de coronavirus sufre problemas neurológicos con posterioridad

La pérdida del olfato y del gusto es la alteración más habitual, pero la covid también causa ictus y fallos de memoria u Un 10 % de las personas ingresadas puede padecer microinfartos cerebrales

Paciente con coronavirus ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos de la provincia, en imagen de archivo. | ANTONIO AMORÓS

Paciente con coronavirus ingresado en una Unidad de Cuidados Intensivos de la provincia, en imagen de archivo. | ANTONIO AMORÓS

Desde pérdida del olfato y del gusto hasta ictus. Las complicaciones neurológicas que provoca la covid son muy variadas y pueden llegar a afectar a entre un 30% y un 50% de los enfermos que se infectan con el virus. Después de nueve meses de pandemia, aún es mucho lo que queda por saber de estas complicaciones que desencadena el SARS-CoV-2, sobre todo en los pacientes más graves.

Según explica Rosa María Sánchez, neuróloga del Hospital General de Alicante y responsable de la consulta «Neuro covid» en el centro hospitalario, hay tres mecanismos que podrían explicar estos daños. «El primero es por la propia gravedad de la enfermedad, que provoca una falta de oxígeno y complicaciones metabólicas en los enfermos», indica. El segundo mecanismo estaría relacionado con la respuesta inflamatoria del cuerpo para atacar al virus «que puede causar encefalitis en algunos pacientes». El tercer mecanismo es el menos claro y podría deberse a una invasión directa del virus en el cerebro. «En algunas necrosias se han encontrado restos de partículas de virus en el cerebro de los pacientes, pero este mecanismo no está de momento nada claro», advierte la doctora Sánchez.

La alteración neurológica más conocida del coronavirus es la pérdida del olfato y del gusto, pero también hay otras, como el dolor de cabeza, la desorientación, la agitación o la pérdida de memoria. En algunos pacientes también se han detectado problemas más graves, como ictus o síndromes menos frecuentes como el de Guillain-Barré, que se produce cuando el sistema inmunitario ataca parte del sistema nervioso periférico por error y desencadena una inflamación de los nervios.

En el Instituto de Neurociencias, el equipo de investigación del Salvador Martínez está estudiando los mecanismos que hay detrás de los microinfartos cerebrales que sufre el 10% de los enfermos de coronavirus hospitalizados «y que pueden provocar somnolencia, confusión o pérdida de memoria». Microinfartos que, a largo plazo, «pueden dejar un edema y provocar que aquellos pacientes con una predisposición a sufrir una demencia, la padezcan antes». Estos pequeños infartos se producen porque la infección ha provocado la inflamación de los vasos sanguíneos pequeños, una vasculitis, que ocasiona microtrombos en el cerebro.

Síntomas persistentes

Según han comprobado en la consulta «Neuro covid» del Hospital General de Alicante, la mayoría de pacientes se recuperan de estos daños neurológicos, «pero hay un porcentaje de enfermos que, pasados seis meses, sigue sin recuperar el gusto o tiene cefaleas y pérdida de memoria», explica Rosa María Sánchez. En esta consulta también han tratado a pacientes que podían tener una demencia latente que lacovid ha adelantado. «Pero también nos estamos encontrando con enfermos de 40 ó 50 años que tras pasar la enfermedad no han vuelto a recuperar las capacidades que tenían», explican. El Hospital General está llevando a cabo «un estrecho seguimiento a estos pacientes, con pruebas como resonancias para ver su evolución». Más allá de la molestias que generan estos síntomas persistentes, los pacientes que los padecen, con frecuencia desarrollan ansiedad, depresión y cuadros de estrés post traumáticos. «También es frecuente que tengan problemas de sueño, como pesadillas o dificultades para dormirse», inciden.

La neuróloga del Hospital General de Alicante recuerda que otros coronavirus anteriores, como el SARS y el MERS, provocaban importantes secuelas a nivel cerebral. Con el SARS-Cov-2, «aún es pronto para determinar qué efectos neurológicos va a tener a largo plazo, ya hay voces que afirman que de aquí a unos años vamos a tener una ola de demencias como consecuencia de lacovid».

En el servicio de Neurología del Hospital de Sant Joan han atendido en estos meses un caso de ictus en un paciente con covid que estaba ingresado. «También nos han consultado por alteraciones persistentes en el gusto y en el olfato y por problemas cognitivos leves y cefaleas», señala Rosario Martín, responsable del servicio. Para esta especialista aún es pronto «para saber si estos daños se convertirán en problemas crónicos».

Compartir el artículo

stats