30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig rehace puentes con Cataluña

El jefe del Consell intenta tejer nuevas alianzas con el territorio vecino tras tres años de desconexión por el ‘procés’ - Viajará a Barcelona la próxima semana para inaugurar un ciclo de conferencias y defenderá una nueva vía bilateral

Ximo Puig durante el homenaje a Ernest Lluch.

Ximo Puig durante el homenaje a Ernest Lluch.

El Consell vuelve a mirar hacia Cataluña como aliado en su estrategia hacia una «España de Españas», más federal, menos radial y con una financiación más equitativa de los territorios del Estado. La semana puede ser clave para esta aspiración.

No es el primer intento. El president valenciano, Ximo Puig, se marcó como objetivo recomponer relaciones con Cataluña tras llegar al poder en 2015. Llevaban décadas rotas, durante los sucesivos gobiernos del PP valenciano. Un primer (y breve) encuentro en mayo de 2016 con el entonces mandatario catalán Carles Puigdemont fructificó pocos meses después en una visita formal a València de una delegación del Govern y el Parlament. La iniciativa quedó bloqueada sin embargo en 2017, con la irrupción del procés soberanista y la consulta del 1 de octubre.

La desconexión institucional ha sido total desde entonces. La escasa sintonía entre Puig y Quim Torra ha quedado reflejada en varios tuits cruzados a lo largo de este tiempo. Ahora, cuando Cataluña se prepara para una nueva convocatoria electoral, Puig regresa con el objetivo de reconstruir puentes rotos y defender una nueva alianza bilateral.

Esta será una de las ideas centrales del discurso que el jefe del Consell ofrecerá el próximo martes en Barcelona para inaugurar un ciclo de conferencias del Cercle d’Economia, aseguran fuentes de su equipo a este diario.

Está pendiente de confirmación algún otro encuentro institucional de Puig durante la jornada en la capital catalana.

El jefe del Consell y líder de los socialistas valencianos defenderá la oportunidad de recuperar una conexión con raíces históricas, que se ha mantenido en las balanzas comerciales pero que ha sido políticamente inexistente. Y menos desde 2017. Puig considera esta alianza crucial de cara a una nueva financiación autonómica, proceso que ha de abrirse en los próximos meses, y a una reforma federalizante del Estado.

La reconexión pasa, por tanto, por el regreso de los representantes de Cataluña a los foros multilaterales, como la conferencia de presidentes autonómicos o el consejo de política fiscal.

El discurso de Puig contra Madrid como «aspiradora» de recursos por el efecto capitalidad acerca además en estos momentos las posiciones de los dos territorios vecinos y con vínculos históricos. El jefe del Consell ha sido uno de los arietes en la exigencia de una armonización fiscal, reivindicada también por ERC ante el Gobierno de Pedro Sánchez. Un informe del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE), encargado por Puig, es la referencia en esta cuestión.

Para el jefe del Consell, la defensa en Barcelona de la «vía valenciana» de pactos, moderación y estabilidad será una forma de abrir nuevos debates tras semanas de conflicto con Compromís en el seno del Ejecutivo.

El presidente de la Generalitat y secretario general del PSPV-PSOE, Ximo Puig, aseguró ayer que Ernest Lluch representaba «la defensa del diálogo, la palabra y la razón frente la barbarie» y destacó que «su vigencia y su legado son extraordinarios porque fue una persona decisiva en muchas cuestiones que están hoy encima de la mesa como la sanidad». En el acto celebrado en su partido, cuando se han cumplido 20 años de su asesinato por ETA, Puig recordó que impulsó la ley de universalización de la sanidad. Por ello, insistió en que «cuando vemos cómo se plantean los populismos sabemos mejor que nunca que la ciencia es el faro que puede hacer avanzar a la sociedad».

PSPV y Cs mantienen abiertos encuentros sobre pactos municipales

Los canales de comunicación entre los socialistas y Ciudadanos siguen abiertos de par en par. A los encuentros que el síndic, Toni Cantó, mantiene regularmente con el presidente de la Generalitat, al que ya ha visitado en el Palau al menos en cuatro ocasiones en dos meses, se unen los encuentros más discretos entre responsables de organización de cada formación, el socialista José Muñoz y el de Cs, Jesús Gimeno. Desde el pasado verano, Ciudadanos y los socialistas mantienen un acercamiento que ha permitido pactos de gobierno como el de Xixona. Antes de eso ya estaba el precedente de Torrent, la segunda ciudad de la provincia de València. El diálogo está abierto y ambas formaciones están hablando sobre posibles cambios de gobiernos en localidades de la provincia de Alicante. 

Recientemente se planteó la posibilidad de un acuerdo en el Ayuntamiento de Pego que al final no se produjo. En la actualidad, Ciudadanos gobierna con los socialistas en tantos ayuntamientos como con los populares. Aunque en el pleno del pasado jueves en las Corts, Cantó dejó claro que el socio preferente de su partido es el PP, los contactos con los socialistas son más que habituales. Cantó aseguró en las Corts que si el presupuesto de la Generalitat lo hubieran negociado PP y Ciudadanos sería mejor para los valencianos que el del Botànic. Pero a continuación reprochó a Bonig que no intente mejorarlos como sí está haciendo Cs. 

El propio Cantó desveló una decena de acuerdos con el Consell que se plasman vía enmiendas para ampliar plazas de personal sanitario en residencias o de apoyo a colectivos en crisis.

Compartir el artículo

stats