Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tripartitos de difícil convivencia

El Botànic pone en valor el pacto de presupuestos frente a las autonomías gobernadas por la derecha

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado (a la izquierda), con la presidenta Isabel Díaz Ayuso (a la derecha). | EFE/CHEMA MOYA

El gobierno valenciano tampoco escapa a los problemas de turbulencias internas que desestabilizan gobiernos tripartitos por toda España. El desencuentro valenciano, ahora en vías de distensión con la cita de la próxima semana entre el presidente, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra, ha enfrentado en el último mes a los dos principales referentes institucionales en el Consell.

Pero las turbulencias no son exclusivas ni mucho menos del pacto valenciano de izquierdas, que cumple cinco años y medio en el poder. Autonomías con tripartitos de derechas con coaliciones entre PP y Ciudadanos y apoyo parlamentario de Vox en Andalucía, Madrid o Murcia tienen tantos o más problemas de convivencia. Las divisiones por las medidas contra la pandemia casi han dinamitado el gobierno de Isabel Díaz-Ayuso y las broncas han sido constantes durante meses.

Pese a las discrepancias internas, en el Botànic valenciano ponen en valor que, por sexto año consecutivo, está pactado ya el presupuesto de 2021. Las enmiendas se han cerrado esta semana y las cuentas, claves para la recuperación, quedarán aprobadas antes de fin de año

No puede decir lo mismo el resto de gobiernos autonómicos en coalición, mucho más retrasados en la aprobación de sus presupuestos. Madrid, por ejemplo, ha decidido prorrogarlos ante la falta de entendimiento.

En Andalucía, el primer gobierno autonómico de cohabitación de las tres derechas desde que Vox entró en las instituciones en diciembre de 2018, los encontronazos también son constantes. La ruptura del PP de Pablo Casado en el Congreso con la ultraderecha provocó la respuesta del partido de Abascal en forma de bloqueó a las cuentas de la Junta.

Vox presentó una enmienda a la totalidad, retirada después tras importantes cesiones de PP y Cs como la reducción de costes de la televisión autonómica, ayudas al toro bravo, las escuelas taurinas, la caza o la fiscalización por parte de la ultraderecha de las políticas de igualdad de género. El presupuesto está bastante más retrasado que el valenciano.

Como ha quedado apuntado no es mucho mejor el ambiente en la Comunidad de Madrid. Los dos partidos en el gobierno acumulan desplantes continuos, que han estado a punto de derribarlo en plena pandemia y se han producido dimisiones de consejeros.

En Murcia, los presupuestos aún no han sido aprobados por las dificultades de un acuerdo entre PP y Cs para llevarlos al parlamento, lo que hace inviable que lo estén antes de que acabe el año.

En Castilla y León, donde PP y Cs no necesitan a Vox, el presupuesto autonómico ya ha sido prorrogado dos veces y este año tampoco estará listo antes de que acabe el ejercicio.

Por poner otro ejemplo de convivencia difícil entre las derechas, en tierras valencianas el alcalde de Alicante, Luis Barcala, ha sido reprobado esta semana con el voto a favor de Vox.

También los tripartitos de izquierda tienen los presupuestos más retrasados que el gobierno valenciano. En Navarra, los equilibrios para aprobar las cuentas también están siendo complicados. La socialista María Chivite preside el gobierno en el que hay sitio para Geroa Bai y Podemos y necesitó del respaldo, a través de la abstención, de EH Bildu.

La formación independentista, que será clave en el acuerdo para el presupuesto autonómico de 2021, facilitará también los presupuestos del Gobierno de coalición en España de PSOE y Unidas Podemos, lo que ha provocado la dura reacción de la derecha que acusa a Sánchez de blanquear a la antigua Batasuna.

Históricamente, los tripartitos han sido poco estables en la política española. El más conocido es la coalición que surgió del Pacte del Tinell entre PSC, ERC e Iniciativa en 2003 presidido por Pasqual Maragall. Duró tres años y no le fue mucho mejor a la reedición, con José Montilla. Tras la experiencia, los socialistas obtuvieron el peor resultado de su historia.

LAS CLAVES

Pacto de izquierdas: Un mes de tensión en la cúpula del Consell valenciano

El desencuentro valenciano, ahora en vías de distensión con la próxima cita entre el presidente, Ximo Puig, y la vicepresidenta, Mónica Oltra, ha enfrentado en el último mes a los dos principales referentes en el Consell por el papel que juega Compromís en las decisiones más relevantes.

PP y Cs con apoyo de vox: Desplantes en Madrid con la coalición a punto de romperse

Los dos partidos en el gobierno de la Comunidad de Madrid acumulan desplantes continuos, que han estado a punto de derribarlo en plena pandemia . 

Andalucía: Presupuestos desbloqueados con cesiones a la ultraderecha

La ruptura del PP de Casado con la ultraderecha provocó la respuesta del partido de Abascal en forma de bloqueó a las cuentas andaluzas. Vox presentó una enmienda a la totalidad, retirada después tras importantes cesiones de PP y Cs a la ultraderecha.

Murcia: Sin entendimiento entre PP-Cs para avanzar en el presupuesto

En Murcia, los presupuestos aún no han sido aprobados por las dificultades de un acuerdo entre PP y Cs, lo que hace inviable que estén aprobados este año. 

Navarra: Bildu apoyará el presupuesto igual que en el Congreso¡

Bildu permitirá desbloquear las cuentas autonómica del gobierno de PSOE, Podemos y Geroa Bai.

Compartir el artículo

stats