Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Morera plantea levantar la sede de Antifraude en el solar de las Corts

La cámara autonómica asumiría la construcción de un edificio en el espacio situado en la calle Salvador para que el organismo de Llinares se ubique definitivamente y deje de pagar el alquiler

Imagen del solar próximo a las Corts.

Imagen del solar próximo a las Corts.

El solar de la calle Salvador, propiedad de las Corts Valencianes, podría acabar, después de muchas vueltas, convirtiéndose en la sede definitiva de la Agencia Antifraude. El presidente de las Corts, Enric Morera, baraja la idea de utilizar este espacio para construir un edificio que albergue este organismo creado la pasada legislatura durante el primer Botànic con el fin de prevenir y luchar contra las prácticas corruptas.

La Agencia Antifraude está en la actualidad instalada en un edificio cercano a las Corts, propiedad de una firma vinculada al diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, que cuesta todos los meses cerca de 10.000 euros. Un contrato de alquiler pensado en principio como algo temporal pero que en febrero se renovará por tercer año consecutivo. La decisión en su momento del organismo que preside Joan Llinares de alquilar el citado inmueble se produjo después de varios meses de interinidad dentro del complejo de las Corts y sin que ninguna de las muchas opciones exploradas para situar su sede dieran fruto.

El elevado gasto en alquiler fue en su momento objeto de controversia ya que se da la circunstancia de que la Generalitat tiene más de 140 inmuebles disponibles, según un informe sobre patrimonio realizado por la Inspección de Servicios de la Generalitat. La Agencia siempre ha reclamado un lugar donde poder ubicarse sin este desembolso, sobre todo porque existen inmuebles de titularidad pública vacíos.

Ante una situación que se prolonga, según ha sabido este diario, Morera cree haber dado con una solución con la que mataría dos pájaros de un tiro. De un lado, ofrecería un lugar estable a Antifraude próximo a las Corts, lo que permitiría sumar esfuerzos, por ejemplo, en materia de seguridad y, de otro, daría utilidad al solar de la calle Salvador, situado frente a los edificios que albergan el hemiciclo y los despachos de los grupos parlamentarios.

Este solar, propiedad de las Corts desde los tiempos remotos del fallecido Vicente González Lizondo (Unión Valenciana), solo ha dado dolores de cabeza a los diferentes responsables del parlamento valenciano, ya que todos los proyectos planteados han acabado en nada. A las aspiraciones de algunos presidentes sobre este solar se ha sumado las reclamaciones del vecindario, que durante años se ha movilizado para plantear en este espacio una plaza pública. El abandono del solar tomado por la maleza y los escombros durante años generó también mucho malestar. Otro problema añadido a efectos urbanísticos fue el descubrimiento de restos arqueológicos, que en aplicación de la legislación vigente debían ser protegidos.

El plan de Ciutat Vella aprobado a finales de la pasada legislatura por el Ayuntamiento de València determinó que el 60 % del solar se quedaría libre para una plaza, mientras que en el resto se concentraría la edificabilidad para un equipamiento público, un diseño similar al de la cercana plaza de la Almoina. En todo caso, deben respetarse los restos arqueológicos que se remontan a época romana. Presidencia de las Corts piensa que podría diseñarse un edificio similar a donde se ubican los grupos de las Corts, que tiene a la vista en el sótano restos arqueológicos.

La propuesta, que sólo se ha planteado de forma informal y que debería tener el acuerdo de la Mesa, supondría un esfuerzo presupuestario por parte de las Corts, ya que sería la que afrontaría el coste de construir el edificio. Cabe recordar que la Agencia Antifraude, aunque es un organismo independiente, está adscrito a las Corts y su presupuesto depende de la institución.

En principio, el parlamento siempre ha gozado de buena salud económica, si bien ha tenido que devolver a la Generalitat buena parte de sus remanentes. Aún así, todavía tiene cuatro millones de ahorros, que podrían destinarse a construir el edificio.

Un solar y un organismo en busca de destino

El solar de la calle Salvador y Antifraude podrían quedar unidos por el destino. El primero lleva tres décadas de abandono y proyectos frustrados (una residencia para la presidencia de las Corts y una biblioteca), mientras que Antifraude sigue sin sede definitiva. Morera ya trató en su día de ejercer de casero de Antifraude poniendo a disposición de este los edificios colindantes de su propiedad, pero ninguno acopló.

Compartir el artículo

stats