El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, se suma al manifiesto de la Conferencia Episcopal contra la Ley de Eutanasia, ante su debate el 17 de diciembre en el Congreso, y reclama que los diputados sean «responsables». «Una vez más, decimos no a esta ley perversa e inicua, no a la eutanasia y sí a los cuidados paliativos».

En una misiva, defiende estos cuidados como «expresión de la compasión y de la caridad que debemos a la persona humana y a las familias ante esa fase final de la vida», además de pedir que el mensaje de la Conferencia Episcopal se lea este domingo 13 «en todas las iglesias, en todas las misas», al final de la comunión.

Cañizares apoya así la petición de que el 17 sea día de oración y ayuno, mientras propone que en la víspera todas las iglesias acojan vigilias de oración.