Los médicos del Hospital Clínico que atienden a Lorena, la mujer embarazada que sufrió un derrame cerebral cuando estaba a solas en casa con su hijo de 4 años, decidieron practicarle a primera hora de la tarde de ayer una cesárea para extraerle el bebé de siete meses que esperaba. La medida, consensuada con el marido de la paciente, es el paso previo para intentar revertir su actual situación, después de haber pasado numerosas horas inconsciente en su casa, tras haber sufrido el accidente cerebrovascular. El pronóstico es reservado y su estado continúa siendo muy grave.

La cesárea urgente, tal como avanzó ayer Levante-EMV, se barajó desde el ingreso de la mujer en el citado hospital. Sin embargo, los médicos habían aplazado esa posibilidad a la espera de la evolución de Lorena. Además, si no se veía comprometida la vida de la madre o del bebé, situación en que habrían intervenido sin más, prefirieron esperar a que llegase su marido —trabaja en Ibiza y no pudo coger un vuelo hasta el lunes por la tarde—, para que diese su consentimiento a la cesárea.

El bebé está en buen estado y se encuentra ingresado en una incubadora de Neonatos del Clínico

La intervención ginecológica fue realizada sobre las dos de la tarde de ayer y, según las fuentes consultadas por este diario, todo salió según lo previsto. Nada más nacer, el bebé fue trasladado a la sala de neonatos e ingresado en una incubadora, con ventilación artificial, donde permanecerá un tiempo, ya que el nacimiento se ha producido con apenas siete meses de gestación.

La madre, por su parte, fue llevada de nuevo a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Clinico de València nada más terminar la intervención. Lorena ya ha sido sometida a dos operaciones para intentar solventar la hemorragia cerebral, pero su situación es complicada. De hecho, el hecho de estar embarazada reducía las posibilidades médicas de tratarla, por lo que someterla a la cesárea de urgencia es clave para buscar su mejoría.

El niño, de 4 años, salvó en València a su madre embarazada enviado audios con el móvil. M. A. Montesinos

El niño de 4 años le salvó la vida

Tal como publicó en exclusiva Levante-EMV, Lorena fue rescatada del interior de su casa, en el barrio del Grao de València, en la tarde del pasado domingo, después de que los mensajes enviados por su hijo de cuatro años a allegados y familiares y el hecho de que ninguno de ellos lograse hablar con la mujer en más de un día les pusiesen en alerta.

El niño ayudó al rescate de su madre al inundar de mensajes de Whatsapp y Messenger los teléfonos de su abuela y de las amigas de su madre. Cada vez que ellas llamaban, contestaba el pequeño y les decía que «mamá está dormida» y que «no contesta». Finalmente, convencidas de que algo pasaba, acudieron dos amigas que trataron en vano de que el niño les abriese la puerta (estaba cerrada con llave). Fue una vecina quien acabó llamando a la Policía Nacional, que tuvo que pedir la intervención de los bomberos para romper la puerta.

Un niño salva la vida a su madre enviando audios de Whatsapp Agencia EFE

Finalmente, Lorena fue rescatada y evacuada en estado muy grave al Hospital Clínico, donde, más llegar, fue sometida a la primera intervención de urgencia. Aunque en un primer momento se pensó que la mujer había sufrido el derrame cerebral al mediodía del domingo, la gravedad de su estado y la ausencia de noticias hacen temer que posiblemente llevaba casi dos días caída en su casa y sin ayuda médica.