Las medidas acordadas la semana pasada por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas para las salidas y visitas en residencias de personas mayores, que entran hoy en vigor y se mantendrán durante todas las Navidades hasta el próximo 6 de enero, dejan la puerta abierta a que los residentes y familiares que lo soliciten puedan celebrar juntos las comidas de estos días festivos en sus respectivos domicilios, siempre y cuando el centro se encuentre en un municipio con nivel de alerta 1 y sin brote activo.

Esto viene a afectar a poco más de 80 residencias en la Comunitat, según las cifras que maneja la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat Valenciana (Aerte). Desde la patronal de las residencias advierten de que pese a tratarse solo de un 25 por ciento del total de los centros de mayores de las tres provincias valencianas esta posibilidad de salidas sin pernoctación para que los residentes puedan reunirse con sus familiares en espacios cerrados no controlados supone un «riesgo extremo» de contagio tanto para el propio anciano como para el resto de residentes del centro, más aún teniendo en cuenta que no se ha establecido la obligatoriedad de realizarles pruebas de detección de covid a su regreso.

Aunque para preservar la salud y el entorno de seguridad de las personas mayores, la normativa establece que el residente solo podrá acudir a un único domicilio que esté libre de contagio y de personas con sintomatología, y que no podrá ir a establecimientos o espacios públicos donde no se pueda garantizar las medidas sanitarias, se van a dar casos donde el centro en cuestión está en nivel 1 pero el municipio del domicilio de sus familiares, justo al lado, está en nivel 3.

Sin encuentros

Asimismo, la conselleria matiza que no se deben producir encuentros y contactos con personas de otros grupos de convivencia y que tanto a la salida como al regreso se le hará control de temperatura y si es superior a 37º no se le permitirá ausentarse del centro o se le aislará hasta su valoración médica en caso de que sea a la vuelta.

Algunas gestoras, que tampoco comparten esta medida, y que apuestan más por fomentar el contacto con familiares a través de medios telemáticos y visitas en los propios centros de una forma controlada, asegurando en todo momento la distancia de seguridad, están recomendando a los familiares de las residencias en fase de alerta 1 para que este año eviten sacarlos del centro en Navidad.

Las salidas vacacionales, aquellas por un periodo igual o superior a los siete días, están permitidas en los niveles dos y tres, pero quedan restringidas en las residencias con un nivel de alarma cuatro o con un brote activo de covid en los últimos días.