FSIE, el sindicato mayoritario en la enseñanza concertada y uno de los más representativos en el campo de la enseñanza privada y atención a la diversidad funcional en la Comunitat Valenciana, insta a la Conselleria de Educación a «blindar el futuro de los profesionales de la concertada» y cubrir las necesidades que quedan fuera de la Lomloe relacionadas con la Educación Especial, el mantenimiento del empleo, la protección del personal de Administración y Servicios (PAS), la jubilación parcial, la carga lectiva y la formación.

El sindicato considera que la Ley Celaá, aprobada ayer en el Senado, no contempla ninguna mejora para los profesionales del sector, docentes y PAS ya que no se fija plazo para la equiparación salarial ni posibilita el pago delegado para el PAS ni permite mejoras en cuanto a la jubilación parcial. Asimismo, también ven necesario «un marco autonómico que proteja a los profesionales de la concertada ante los efectos que tendrá la entrada en vigor ya que tampoco incluye a los docentes en el desarrollo de la carrera profesional ni posibilita la reducción de la carga lectiva».

A la expectativa en FP

Por su parte, desde Stepv —mayoritario en la enseñanza pública—, recuerdan, como publicó este periódico, que el profesorado técnico de FP está «a la expectativa de su futuro» ya que, al solicitarles la nueva norma un título de grado, los docentes que no lo tengan (situación que se da en familias profesionales concretas) pasarán a ser considerados «especialistas», con un contrato laboral por horas y una «precarización de su ocupación», aseguran.

Aunque aplauden las mejoras laborales que incluye la Lomloe, consideran que este profesorado debería ser adscrito directamente al cuerpo de Secundaria.