La Policía Nacional denunció en la madrugada del pasado miércoles a ocho personas que estaban celebrando una fiesta ilegal en un local del barrio de Russafa, en València. Los agentes también han denunciado al gerente del establecimiento por incumplir el toque de queda e ir sin mascarilla ni guardar las distancias de seguridad, según las fuentes consultadas por este periódico.

Fuentes policiales informaron de que sobre las 00:44 horas del miércoles la Policía fue alertada por unos ciudadanos de que se estaba celebrando una fiesta de en un establecimiento comercial del barrio de Russafa, pese al toque de queda que prohibe las salidas más allá de las once de la noche.

Los agentes se desplazaron al lugar y, allí, denunciaron a ocho personas. En total levantaron 16 actas, dos por cada persona: una por incumplir el toque de queda y otra por desobedecer las medidas de seguridad por el coronavirus, ya que ninguno de ellos llevaba mascarillas ni guardaban las distancias de seguridad.

En el interior del lugar donde se estaba celebrando la fiesta de cumpleaños estaba el gerente, al que también se levantó acta de denuncia por permitir esta celebración ilegal.