Si el batacazo de la hostelería en los dos primeros días señalados de la Navidad ha sido importante, el de los locales de copas ha sido mucho mayor. Según la misma Coordinadora de Barrios, estos establecimientos, que se han reconvertido en hostelería y en horario diurno para poder reabrir, apenas han facturado entre «un 10 y un 20 %» de lo que solía suponer la Nochebuena, algo incluso «por debajo de lo esperado» por el sector. En cualquier caso, la organización señala que pese al escaso impacto de la reapertura en la situación económica de estos bares de copas, la vuelta a la actividad «se ha recibido con satisfacción» teniendo en cuenta que «hace apenas un mes todos los locales de ocio estaban cerrados en la C. Valenciana», por lo que mantienen la expectativa de que «el fin de semana y la Nochevieja funcionarán mucho mejor». El diagnóstico de Fotur fue muy similar. La patronal asegura que la «mayoría» de locales «ni abrieron» y los que lo hicieron registraron facturaciones «muy flojas». No obstante, «todos tienen la fe puesta en los próximos días», que esperan sean una «inyección de moral más que económica».