El plan para evaluar al personal funcionario era un proyecto de la pasada legislatura, pero ha empezado a tomar forma coincidiendo con la renovación al frente de este órgano de control. Un cambio al frente de la jefatura de la inspección que se saldó con una crisis interna y con en el regreso a la conselleria de un veterano de la función pública y experto en la reforma de la administración. Un apoyo para el plan pendiente de Bravo des poner el foco en el trabajo funcionarial.