Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La red de València se amplía para acoger nueve millones de viajeros

Adif adecuará las estaciones del Norte y Joaquín Sorolla para asimilar el crecimiento de viajeros por la liberalización del ferrocarril - El proyecto de la Estación Central también se adaptará

La red de València se amplía para acoger nueve millones de viajeros

La red arterial ferroviaria de València, diseñada en un estudio informativo que salió a información pública en 2003 y se modificó en 2008, nunca tuvo en cuenta el incremento de viajeros posibles que aportará a la ciudad el corredor mediterráneo, con 3,2 millones de pasajeros previstos para 2025. Una cifra nada baladí y que, casi iguala a las previsiones sobre el AVE a Madrid (3,6 millones para 2025 frente a los 2,6 millones de 2019) que acaba de cumplir diez años en servicio. La liberalización de los servicios ferroviarios de alta velocidad con el centro de la península contribuirá, en gran medida, a este crecimiento de los viajes de larga distancia, si la pandemia no lo impide en los próximos años y permite recuperar la movilidad.

Unos futuros viajeros de largo recorrido a los que habría que sumar los 2 millones de viajeros que usarán la conexión entre València y Alicante cuando ambas ciudades estén unidas por la alta velocidad.

Es por estos motivos que el Ministerio de Fomento se ha embarcado en la tarea de cambiar el diseño de la futura estación central de València (que ya ha tenido cinco proyectos distintos) y el eje pasante (dos proyectos anteriores), que se sumarán al nuevo estudio informativo del trazado de alta velocidad entre València y Castelló. Ambos estudios informativos (el de la nueva plataforma de València a Castelló y el del túnel ferroviario) saldrán a información pública en septiembre de 2021, según anunció el ministro de Transportes José Luis Ábalos al presidente de la Generalitat Ximo Puig y al alcalde de València Joan Ribó, en la reunión del pasado 18 de diciembre.

Aunque mientras llegan los estudios informativos, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), empresa pública que depende del Ministerio de Transportes, va a ejecutar mejoras en la estación de alta velocidad Joaquín Sorolla y en la Estación del Norte, para acoger los previsibles incrementos inmediatos que llegarán con la apertura de los trayectos de alta velocidad a la iniciativa privada.

De hecho, a petición de los operadores privados, Adif ejecutará en la estación de alta velocidad Joaquín Sorolla de València obras para ampliar a diez las vías de estacionamiento (actualmente hay 9) y su longitud por lo que habrá 7 vías de 200 metros y 3 vías de 400 metros, según la información facilitada por la presidenta de Adif Isabel Pardo de Vera en la reunión con la Generalitat y el Ayuntamiento de València. La actuación también prevé la ampliación de la entrada actual mediante la construcción de un vestíbulo elevado de acceso a las vías 8 a 10. Las obras también servirán para remodelar los acceso a la terminal ferroviaria construida de forma «provisional» para la llegada del AVE, pero que ya se prolonga una década.

En la Estación del Norte donde actualmente sólo llegan trenes en ancho ibérico (1.668 mm para Cercanías, media distancia y el tren Talgo de larga distancia) también se habilitarán dos vías en ancho internacional (1.435 mm) para facilitar las maniobras de los trenes Alvia procedentes de Castelló que actualmente tienen que atravesar en diagonal la playa de vías, lo que complica la circulación en la Estación del Norte. Las vías en las que se intervendrá serán las que están pegadas a la calle Alicante.

Un reto para la ingeniería

Además de estas mejoras, Adif también ultima el proyecto de construcción previo a licitar las obras del canal de acceso, el nudo ferroviario que soterrará todas las vías de acceso tanto a la Estación del Norte como a la de Joaquín Sorolla. Una intervención que el ministro Ábalos aseguró que «se licitará en 2021» y para las que existe una partida presupuestaria en los presupuestos generales del Estado del próximo año de 52,8 millones.

La ejecución del canal de acceso supondrá un reto para la ingeniería valenciana. Prevé soterrar todo el haz de vías de entrada a la ciudad de València, incluidas las Cercanías. Las obras se compatibilizarán con el servicio ferroviario. Y, para añadir más complejidad a la actuación, el soterramiento deberá ser compatible primero con las estaciones actuales en superficie y, en un futuro, con la Estación Central subterránea (retranqueada un centenar de metros de la Estación del Norte) y que dará servicio a todas los servicios ferroviarios de València. Las obras del canal de acceso permitirán urbanizar (a partir de 2026 como muy pronto) el bulevar Federico García Lorca y derribar el puente de Giorgeta, aunque éste se mantendrá mientras se construya el canal de acceso.

Compartir el artículo

stats