La Residencia Solimar de Massanassa (València) ha registrado un brote de coronavirus que ha dejado a 110 usuarios afectados, aunque la mayoría son asintomáticos, y 14 trabajadores, lo que arroja un cómputo de 124 positivos.

El centro, con capacidad para 140 plazas para estancias temporales o permanentes, está bajo intervención de la Conselleria de Sanitat desde el pasado 21 de diciembre. Además, 11 de los residentes afectados están hospitalizados, aunque no revisten gravedad.

La residencia mantiene informados de forma continua a los familiares de los usuarios y les traslada, en un comunicado interno, que lamenta la situación "tan excepcional" que se ha generado como consecuencia de la pandemia y agradece la comprensión e implicación de las familias.

Massanassa se confina

Te puede interesar:

Desde el grupo Solimar se destaca que los trabajadores del centro se hacen pruebas PCR cada dos semanas y disponen, también, de suficiente almacenamiento de las de antígenos para test de urgencia. Se da la circunstancia de que Massanassa es una de las 29 localidades para las que la Generalitat valenciana ha decretado este martes el cierre perimetral ante la incidencia de casos de coronavirus.

Fue una trabajadora la que dio positivo. Los primeros test indicaron 12 casos que en pocos días llegaron a 65 entre los residentes que, aseguran, han pasado en su mayoría la enfermedad como asintomáticos. Una mujer de 95 con varias patologías previas, precisan, sí que falleció con positivo de covid-19 en la residencia.