Un brexit en camino y el lanzamiento de la tarjeta de residente que permite aparcar en zonas reservadas a vecinos han sido claves para que Benidorm supere la barrera de los 70.000 habitantes. La última actualización del Instituto Nacional de Estadística (INE) del padrón municipal a 1 de enero de 2020 sitúa los empadronados en la capital turística en 70.450, con un 4 % más de ingleses, unos 600.

Así, en solo un año, Benidorm ha ganado 1.729 vecinos. Una cifra que sitúa al municipio un poco más cerca del objetivo que se marcó hace unos años: alcanzar los 75.000 empadronados para convertirse en gran ciudad y obtener más beneficios del Estado.

A partir de 2010, el municipio comenzó a ganar vecinos. De los 71.198 se pasó a los 73.768, el dato más alto de la última década. Desde ese año se perdió población hasta 2016, llegando a los 66.642 habitantes. En cuatro años, la ciudad ha aumentado hasta los más de 70.000 actuales. Una cifra que podría consolidarse de forma considerable cuando se hagan públicos los datos de 2020 con la pandemia.

Entre las razones de ese incremento estaría el empujón por determinadas campañas para mostrar las ventajas de estar empadronado o esa tarjeta de residentes, pero también el interés de los británicos que tienen sus residencias en la capital turística pero que hasta ese momento no se habían inscrito como vecinos.

El brexit y la incertidumbre de cómo quedaría su situación tras ese acuerdo, despertó la necesidad de muchos. Así lo confirmaron a este diario fuentes municipales. Ese lanzamiento de una tarjeta especial para empadronados que permite aparcar de forma gratuita en zonas reservadas solo para residentes disparó el padrón en 2019. Sin ser vecino, no había autorización.

Ese documento se comenzó a entregar en febrero de ese año. Solo en 27 días se dieron 589 nuevos empadronados y a partir de ahí fue un incremento constante. En ese momento, solo se implantó en una treintena de calles, pero la ampliación a otros barrios también fue aumentando los vecinos que querían disfrutar de esta medida.

A ello se sumó en 2019 que el brexit estaba a la vuelta de la esquina. El Ayuntamiento de Benidorm publicó a principios de 2020 un anuario estadístico en el que ya se reflejaba un aumento de un 4% en el número de empadronados ingleses por el efecto de ese acuerdo con la UE.