Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Antifraude estudia crear una dirección adjunta de apoyo a Llinares

La agencia contempla modificar su reglamento en el plan normativo de 2021 - Una opción es adaptar la jefatura de gabinete que está vacante

El director de la Agencia de Prevención y Lucha contra el Fraude, Joan Llinares. | GERMÁN CABALLERO

El director de la Agencia de Prevención y Lucha contra el Fraude, Joan Llinares. | GERMÁN CABALLERO

La Agencia de Prevención y Lucha contra el Fraude y la Corrupción de la Comunitat Valenciana se plantea incorporar a su cúpula directiva una dirección adjunta, de tal forma que junto a la dirección general que ocupa en la actualidad Joan Llinares se cree un cargo de apoyo a la dirección.

La conocida también como Agencia Antifraude ha dejado constancia de este previsión en su plan anual normativo para el año 2021, un documento publicado en su web, en el que aparece la hoja de ruta de este organismo desde el punto de vista de la producción normativa.

Así, según este documento, se prevé modificar el reglamento funcional y régimen de interior de la agencia de junio de 2019 para crear la dirección adjunta a la dirección de la agencia, un puesto de naturaleza administrativa y funcionarial que se justifica por razones organizativas.

Según precisa Antifraude, este mismo mes de enero arrancará el proceso con la aprobación del inicio de la tramitación para modificar el reglamento. En febrero, esta propuesta de modificación será remitida a las Corts y se prevé que entre en vigor en marzo de 2021.

Fuentes de la agenda indicaron, no obstante, que todavía no hay cerrado y que esta propuesta está en fase de estudio. Las mismas fuentes indicaron que la agencia ha crecido mucho desde su creación hace tres años y que algunos puestos directivos como la de la jefatura de gabinete lleva tiempo vacante.

Una opción, según señalaron, sería utilizar esta plaza para darle tareas relacionadas con una dirección adjunta, que sirva de auxilio a las que tiene asignadas Llinares. En todo caso, esta modificación debe contar con el visto bueno de las Corts.

En la actualidad, el organigrama de la agencia está compuesto de cinco unidades administrativas: la dirección de análisis e investigación, la de prevención y formación y documentación, la de asuntos jurídicos, el gabinete de relaciones institucionales y el área de administración y recursos humanos. Todas estas unidades están integradas por personal funcionario de las distintas Administraciones.

Hasta ahora el reglamento de funcionamiento de la agencia solo contempla la figura de la dirección general y no incluye un puesto adjunto. El nombramiento de la dirección general parte de las Corts Valencianes a partir de un proceso selectivo.

Al director general le corresponde, además de las labores de representación, la dirección, planificación y coordinación de las distintas unidades. Un trabajo que ha recaído este tiempo en solitario en Llinares, quien, si la modificación sale adelante, contaría con ayuda de un cargo adjunto. En la actualidad, la Agencia Antifraude cuenta con 47 puestos de trabajo.

Este organismo planteó un presupuesto para 2021 con una contención importante del gasto. De hecho, a diferencia de los propios presupuestos de las conselleries que crecieron por encima del 12%, las cuentas de este órgano apenas se actualizaron. Así, la agencia, cuyos fondos también están vinculados a las Corts, dispondrá en 2021 un total de 4,4 millones, lo que supone un 1,2 % menos que el año pasado.

Código ético de conducta

El recorte, según el detalle de los capítulos, se produce en las transferencias corrientes (subvenciones) y en las de capital. El organismo, que arrancó la pasada legislatura con un presupuesto de un millón de euros, tendrá que ajustarse el cinturón para ejercer su labor de control y prevención de la corrupción en tiempos de pandemia, si bien un nuevo puesto directivo supondría un incremento en el capítulo de personal. Fuentes de Antifraude indicaron que si finalmente se reconvierte la plaza de gabinete, no será necesario un incremento presupuestario.

El plan normativo para el año próximo hecho público por Antifraude también contempla la elaboración de un Código Ético y de Conducta cuyo objetivo es «recoger los principios éticos y los valores de buen gobierno que deben informar toda actuación de la Agencia, así como regular las normas de conducta que necesariamente debe observar el personal a su servicio». Estaría listo, si se cumple el calendario, en junio de este año.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats