La Acequia Real del Júcar (ARJ) y la Conselleria de Transición Ecológica acercan posturas. «Estábamos muy interesados en recuperar los consensos en torno a las obras de modernización de regadíos que permitirán llevar más agua y de más calidad a l’Albufera», asegura Juan Valero de Palma, secretario general de la ARJ. Ambas partes se reunieron ayer después de que la semana pasada los más de 25.000 asociados de la Acequia enviaran un escrito a la conselleria denunciando la paralización de la inversión de fondos públicos para una actuación estratégica que afectaba a municipios de la Ribera y l’Horta.

Tras este encuentro, «la consellería ha entendido que estas obras benefician a l’Albufera, ya que permitirán enviar agua proveniente del embalse de Tous en el momento y el lugar que la dirección del Parc Natural lo solicite», informó Valero de Palma. El secretario general de la Acequia Real del Júcar explicó que el malentendido por el que la conselleria había solicitado paralizar las obras obedecía a que «pensaban que esos ahorros no estaban yendo a l’Albufera, pero han podido comprobar que sí». De hecho, en 2020 se estaban enviando 12 millones 360 mil metros cúbicos y ahora en 2021, gracias a los 3 nuevos sectores modernizados se ha conseguido ahorrar dos millones más, alcanzando 14 millones 360 mil metros cúbicos de agua para l’Albufera.

La consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollá se comprometió a apoyar estas obras y señaló que «este criterio, que vincula la modernización del regadío a la reserva directa de agua para el humedal, debe quedar relajado claramente en la planificación de la demarcación hidrológica del Júcar».

Juan Valero de Palma aseguró que este acuerdo constituye «un paso muy importante para armonizar la defensa de l’Albufera y la modernización de los regadíos». Además, insistió en los beneficios medioambientales de esta renovación. Ya que el riego por goteo reduce la contaminación difusa, suprimiendo el 40 % más de fertilizantes que se emplean en el riego por gravedad, minimiza el uso de herbicidas y no utiliza energía eléctrica puesto que, para hacer llegar el agua, se beneficia de la diferencia de altura que hay entre el embalse de Tous y la zona regable.