Los datos de coronavirus en la ciudad de València no hacen más que confirmar cada día la muy negativa evolución de la pandemia en la capital, que ya se ha colocado entre las tres de España con peores cifras de contagios. El último dato relativo a municipios indica que entre el viernes y el lunes, es decir, en cuatro días, se han notificado 2.499 nuevos casos, un lamentable récord para la ciudad.

Según fuentes municipales, todos los barrios de València (códigos postales en este caso) han experimentado una evolución negativa. El peor de todos, con una incidencia a siete días de 721 casos activos, es Poblats Marítims, seguido de Benimaclet, con 711, y Malilla-Horno de Alcedo, que tiene 710.

En la parte alta están también Cardenal Benlloch (684), la Malva-rosa (670), Marxalenes (669), Quatre Carreres (642), Pla del Remei (637), Jesús (630) y Benicalap (611).

En la parte baja de la tabla, es decir, los que menos incidencia tienen de la enfermedad, estarían Ángel Guimerá, con 368 casos activos por cada 100.000 habitantes en la ultima semana; Campanar y Avenida del Cid (420), Rascanya (447), Mercat (475), Benimàmet (486), y Camins al Grau (495).

Russafa, con 591 casos, Russafa-Gran Vía (573), Arrancapins (564), Facultats (562), Patraix y Corts Valencianes (520), Pobles del Sud (510) y Politécnica-Ayora (507) estarían en medio de la tabla. Hay que contar por último los datos de Massarrojos, con 843 casos, y Cases de Bàrcena, con 753. Sus datos figuran entre los más negativos de la ciudad, aunque no lo son tanto en números absolutos al tener una población muy pequeña.

Y si preocupantes son las cifras por barrios, más aún lo son en números absolutos, con notificaciones que cada día superan ampliamente las del día anterior.

Si entre el 29 de junio y el 30 de noviembre se registraron 21.901 casos confirmados con prueba PCR, desde el 30 de noviembre hasta el 10 de enero esa cifra se disparó hasta 36.778 casos, es decir, en cuarenta días se confirmaron 14.877 nuevos contagios.

Y el último dato, referente a los cuatro últimos días contabilizados, entre el viernes y el lunes pasados, habla de 2.499 nuevos contagios en la capital, lo que hace pensar en una evolución muy fuerte en sentido negativo.

De hecho son tantos como la semana que terminó el 3 de enero (2.500) y más de la mitad de los registrados en la del día 10 de enero (4.488)

Las fuentes atribuyen este incremento a las fiestas navideñas y las relaciones sociales que se han generado estos días, lo que les hace pensar también que en las próximas semanas la situación puede empeorar notablemente.