La alcoiana Naiara Davó asumió en junio de 2019 la portavocía de Unides Podem en las Corts tras vencer por dos votos a Pilar Lima en las votaciones internas. Un año más tarde fue Lima la que derrotó a Davó en las primarias autonómicas y, después de seis meses como coordinadora autonómica de Podem, planteará mañana en el Consejo Ciudadano reemplazar a la síndica como responsable del grupo parlamentario en las Corts. Una decisión controvertida que, en pleno momento álgido de la pandemia, ha desatado una tormenta interna de alto voltaje en el seno de la formación.

¿Se lo esperaba?

Ha sido una sorpresa, sobre todo en un momento tan complicado de la pandemia y porque hace dos meses nombramos a Pilar portavoz adjunta. Hemos estado seis meses (desde su elección como coordinadora) trabajando muy bien a través de tres espacios que se habían definido, en un proyecto que votaron los inscritos y que separaba espacios y liderazgos, con el vicepresidente Rubén Martínez Dalmau en el Consell, Pilar en la secretaría general y yo como síndica.

¿Qué explicación le encuentra? ¿Cree que con este movimiento Lima busca asegurarse el control de todo el partido?

Sinceramente creo que es algo que no ha sido demasiado reflexionado. Estoy convencida de que Pilar sabe que la prioridad es centrarse en combatir la pandemia y vertebrar el partido a nivel de País Valencià. Lo que hemos hecho en los últimos meses es mandatar lo que votaron los inscritos en las primarias. El proyecto que en su momento presentó Pilar desarrollaba tres espacios separados con dos liderazgos que ya estaban consolidados (porque Rubén y yo ya llevábamos año y medio), al que se sumaba el de Pilar como secretaria general. No solo eso: Pilar había defendido mi labor como síndica, siempre ha dicho que estaba contenta con mi papel y así se ha visto en estos seis meses en los que hemos trabajado a gusto, liderando proyectos como la reforma fiscal aprobado hace poco, la propuesta reciente para intervenir en el mercado de la luz o la desprivatización del hospital Torrevieja. El proyecto estaba funcionando con unidad dentro de la diversidad y eso es necesario ahora más que nunca porque nos enfrentamos a grandes retos. Hemos de hacernos fuertes en cada espacio e intentar cohesionarlos bien. Necesitamos un fortalecimiento de Podem que al final es también del Botànic y su hoja de ruta. Siempre hay momentos de tensión dentro del partido, pero voy a continuar hablando con ella porque estoy segura de que al final vamos a poder continuar centrándonos en lo importante, con liderazgos diferenciados.

La dirección defiende que se busca una línea política más contundente. ¿Se ha saltado usted las indicaciones de marcar el perfil que el partido le pedía?

Yo creo que la contundencia se demuestra con iniciativas firmes y, sin duda, puedo afirmar que este grupo parlamentario ha sido el más decidido en combatir a la extrema derecha en el parlamento. Hace unos meses presentamos una Proposición No de Ley (PNL) antifascista para reforzar los valores democráticos frente a los ataques de la extrema derech. Hemos sido el grupo más decidido en defender propuestas valientes que son un sello de la política transformadora de Podemos, como el impuesto a las grandes fortunas, la banca pública, la reforma fiscal más progresiva o la recuperación de un sector estratégico como el de la energía. Eso se ha de notar: en las últimas encuestas electorales de los últimos meses se ve claramente una tendencia al alza de Podem y creo que eso es reflejo de las políticas valientes y decididas que estamos liderando desde el grupo parlamentario.

Tanto usted como el vicepresidente Dalmau aseguran que la maniobra pone en peligro la estabilidad del Botànic. ¿Demasiada contundencia puede ser contraproducente?

No tanto por la contundencia, sino porque cualquier guerra interna dentro de un partido hace tambalear la estabilidad de un gobierno compartido de coalición, en el que se necesita mucho diálogo, consenso, unidad y cohesión para poder echar adelante esa política. En un momento tan duro y complicado como este la ciudadanía no va a entender que en lugar de centrarnos en luchar contra la pandemia unidos volvamos a abrir guerras internas. Al contrario, se necesita más cohesión que nunca y un grupo parlamentario unido y fuerte.

Su mensaje aludiendo a que "una facción" le quiere expulsar y a que hubo un empate técnico en las primarias no ha gustado en la dirección.

El resultado de la asamblea ciudadana de junio fue un empate técnico de 14 consejeros: hubo una diferencia de 38 votos entre las dos listas. Decir eso no tiene una connotación negativa, porque yo siempre he reconocido a Pilar Lima como secretaria general del partido y eso es positivo, puesot que a veces las primarias acaban arrinconando o expulsando a la parte del partido que no ha ganado. Ese resultado tan ajustado nos daba oportunidad inmejorable de conseguir trabajar conjuntamente el 99% del partido y que nadie se sintiera arrinconado. Habría que hablar de una victoria compartida, para que todo el mundo se sienta partícipe y parte de poder desarrollar el proyecto. Lo hemos demostrado con la continuidad de las medidas de escudo social, las propuestas de proyecto de pacto de reconstrucción y con los diferentes proyectos de ley.

¿Considera que no se ha avanzado en cohesionar el partido?

Es cierto que la ejecutiva que nombró Pilar es monocolor, únicamente con gente de su candidatura. Podría haber sido de otra manera, pero de todas maneras si ella se sentía cómoda de trabajar así y poder empezar el proyecto es lo que decidió y estaba funcionado bastante bien la posibilidad de tener esos tres espacios de actuación y liderazgos diferenciados.

Lima le propone ahora ser portavoz adjunta. ¿Aceptaría si se aprueba su relevo?

No se trata de un intercambio de papeles. Hace unos meses nombramos a Pilar portavoz adjunta, básicamente porque había dicho que no quería ser síndica y que yo estaba haciendo una buena labor. Aquel fue un acuerdo que tomamos de forma conjunta, pero este intercambio que propone no respeta la decisión de los inscritos que votaron la consolidación de tres espacios que han estado funcionando correctamente, sin que haya habido nunca ni internamente ni externamente ningún posicionamiento de que algo estaba fallando. Deberíamos continuar avanzando en la misma dinámica.

¿Le han trasladado su apoyo la mayoría de diputados del grupo? ¿Podría eso frenar el relevo en las Corts?

Las diputadas de Podem mostraron la misma sorpresa que yo cuando se trasladó la propuesta y se pronunciaron en una línea similar a la que estoy expresando. Pensaban que no era lo adecuado, ni en contenido ni forma, y menos en un momento tan complicado, cuando las cosas funcionaban bien en grupo parlamentario con objetivos de presente y futuro muy importantes y con los cuales estábamos logrando sacar cosas delante. No entienden muy bien esta decisión.

¿Teme que llegado el caso puedan expulsarla o haber una escisión dentro del partido como en otros territorios?

Este tipo de procesos no sabes nunca como van a acabar. Lamentablemente tenemos el recuerdo de guerras internas que han acabado con la expulsión de mucha gente o con grandes divisiones que terminan con el partido sin representación en determinados territorios. No quiero que eso pase en el País Valencià y estoy segura de que nadie lo quiere. Somos un partido de gobierno con una responsabilidad enorme de ejecutar políticas y proteger a los valencianos: nos necesitamos cohesionados y fuertes para poder sacar cosas en el parlamento y dando apoyo a las políticas que llegan desde el Consell y eso es lo que hemos estado haciendo en el último año.

¿Si se materializa ese cese continuaría como diputada?

En este caso tenemos claro que tenemos la responsabilidad con la ciudadanía para poder desarrollar todas la políticas y medidas de protección sanitarias, económicas y sociales. Nos queda mucho trabajo y hemos de ser muy responsables con lo que hacemos, siempre pensando que la prioridad ahora es no tener más muertes e intentar paliar las consecuencias económicas . Eso se ha de hacer con un grupo fuerte, conjunto y lo más amplio posible. Dividir un grupo parlamentario es siempre una mala noticia porque se pierde fuerza y evidentemente tengo claro que hemos de continuar siendo fuertes y unidas y que para eso lo más fácil es que, aunque haya momentos de tensión o decisiones no acertadas, podemos reconducirlo y continuar con el trabajo que estábamos haciendo.

¿Plantean pedir la intercesión de la dirección nacional?

Eso creo que es trabajo de la parte orgánica del partido, en este caso de la ejecutiva, que es quien hace la propuesta. Es un poco extraño el funcionamiento, porque normalmente una propuesta de cambio de estructuras internas del grupo parlamentario sale a petición del propio grupo o de un debate del Consell de Coordinación. Estoy segura de que Pablo Iglesias y el Consell de Coordinación saben que la prioridad ahora mismo es combatir a la pandemia, estar cohesionadas y fuertes y que las guerras internas nunca nos han llevado a buen lugar y nos han hecho incluso quedarnos fuera de parlamentos en algunas elecciones.

¿Es partidaria de la presión que está ejerciendo el partido para que se aprueben medidas más duras de confinamiento domiciliario y cierre de escuelas con el auge de casos?

Comparto completamente que ahora mismo lo más importante es la vacunación y si hemos de parar el país para vacunar ha de hacerse. Estamos entrando en la tercera ola y está siendo más fuerte de lo que nos hubiera gustado. El Consell anunció medidas muy restrictivas hace diez días y se necesita un tiempo para evaluarlas. Este gobierno siempre ha sido ejemplo de prudencia y precaución a la hora de pandemia. Apoyo totalmente la necesidad de incrementar las medidas con el cierre de grandes comercios o de la hostelería. Es muy importantes que pueda haber diálogo y que se llegue a un acuerdo que desde el Gobierno se ejecute de forma clara, entendiendo que, aunque hemos hecho medidas muy precavidas y con mucha antelación, a lo mejor esta vez nos hace falta un poco más.

¿Echa en falta que se escuche más a Podem en el Consell?.

Cuando salió el comunicado reclamando más medidas, la reunión interdepartamental había sido dos días antes y no hubo tiempo para poner estas propuestas sobre la mesa, pero en la próxima reunión, en la que ya estarán los datos de cómo han funcionando, se llevarán estas medidas o las que se actualicen. Siempre hemos podido poner encima de la mesa nuestras propuestas. Es cierto que, dentro del Consell, Podem es socio minoritario y tiene la fuerza que tiene, pero eso no quiere decir que no tengamos que decir la nuestra, como demostramos con la reforma fiscal. Cada uno tiene su peso y tenemos nuestra prioridades por las que vamos a luchar hasta el final.