El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha asegurado que la atención sanitaria en la Comunitat Valenciana está garantizada tanto para los enfermos covid como para aquellas personas que no se vean afectadas por la pandemia pero sí por otro tipo de patologías graves o inaplazables. Puig ha admitido la situación de "estrés" que están viviendo los hospitales valencianos al término de una reunión de trabajo en la que se ha abordado la situación de las infraestructuras sanitarias.

El jefe del Consell ha destacado que, pese a la fuerte presión hospitalaria que está suponiendo el auge de casos de coronavirus en la Comunitat Valenciana, el sistema sanitario puede seguir atendiendo a las personas enfermas. "Estamos en un momento de estrés en el sistema que se está sobreviviendo por el gran esfuerzo del personal sanitario, pero también desde la perspectiva de la contención en las infraestructuras", ha explicado.

En esta línea, Puig ha asegurado que la colaboración con la sanidad privada valenciana sigue reforzándose, de forma que se puedan derivar enfermos no covid que requieran hospitalización o intervenciones de diferente índole a estos centros para evitar la saturación del sistema público. "En estos momentos hay una alianza efectiva entre el sector público y el sector privado que permite garantizar casi 300 camas de enfermos críticos", ha manifestado.

Además, el líder del gobierno valenciano ha asegurado que, actualmente "hay casi 300 camas preparadas" dentro de los hospitales de campaña que Sanitat ha instalado junto a los tres hospitales provinciales de referencia. Así, Puig también ha explicado que “las camas de los hospitales de campaña se podrían extender hasta las 700. Es decir, las infraestructuras están resistiendo porque están en capacidad aún de absorber lo que puede venir en los próximos días". En palabras del president, la semana próxima se presenta aciaga, ya que augura "que van a ser [días] muy difíciles”. 

Sobre la forma de frenar el virus, Puig ha insistido "en la necesidad de esfuerzo personal" para "actuar con la máxima prudencia porque jamás hemos vivido una situación como esta"

Sobre la forma de frenar el virus, Puig ha insistido "en la necesidad de esfuerzo personal" para "actuar con la máxima prudencia porque jamás hemos vivido una situación como esta", ha dicho. "Sin voluntad no va a ser posible vencer esta pandemia", reflexionaba el president antes de explicar que los ritmos de vacunación en el territorito valenciano se verán afectados por la reducción de dosis semanales que la farmacéutica Pfizer enviará esta próxima semana.

Cabe señalar que la adaptación del plan de vacunación se ve todavía más influenciada ya que desde el próximo lunes comenzará la administración de la segunda dosis en algunos puntos de la Comunitat. No obstante, el jefe del Consell ha señalado que la administración de la segunda dosis para aquellas personas que ya han recibido la vacuna está garantizada. "Vamos a perder ahora una semana, pero la vamos a recuperar dentro de 15 días", ha recalcado. "En diez días, algunas residencias ya tendrán la inmunidad completa con la segunda dosis si la farmacéutica cumple su palabra".

En la reunión han participado también la consellera de Sanidad, Ana Barceló, la subsecetaria de la conselleria, Mònica Almiñana, la secretaria autonómica de Eficiencia y Tecnología Sanitaria, Concha Andrés, la directora general de Asistencia Sanitaria, María Amparo García Layunta, y la directora general de Régimen Económico e Infraestructuras, Carmelina Pla.