Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís y Unides Podem presionan para ampliar la plantilla fija de À Punt

Los socios animan al nuevo representante sindical del consejo rector a apretar para que se convoquen todos los puestos tras las pegas de Hacienda

Lluís Rivera. | LEVANTE-EMV

Lluís Rivera. | LEVANTE-EMV

El acuerdo suscrito entre los tres socios del Botànic para dejar sin efecto hasta 2023 la norma que en la práctica impide a À Punt gastar más de un tercio de su presupuesto en personal no ha despejado la incertidumbre en torno a la cifra de puestos de trabajo fijos con los que podrá contar la radiotelevisión pública valenciana de cara a las próximas convocatorias de oposiciones. Por ahora, la SAMC, el ente que aglutina el grueso de empleados, solo ha recibido luz verde para convocar 349 plazas a la espera todavía de que se autorice su Relación de Puestos de Trabajo (RPT) de 2020, que incluía 27 plazas más. Desde la Conselleria de Hacienda, en cualquier caso, han dejado claro que, pese a la moratoria en la regla de gasto, À Punt no podrá sacar los 404 puestos que contemplaba en sus previsiones iniciales mientras dicha norma no quede definitivamente suprimida.

Con estos mimbres, Compromís y Unides Podem aprovecharon su espacio en la comisión parlamentaria de la radiotelevisión valenciana de ayer para volver a poner el problema encima de la mesa y para marcar de nuevo posiciones respecto a la necesidad de ampliar la plantilla fija de la entidad, una demanda que desde el PSPV no se ve prioritaria en estos momentos. La sesión solo tenía un único punto del orden del día: el nombramiento del veterano cineasta, extrabajador de RTVV y afiliado de CC OO Lluís Rivera como nuevo miembro del consejo rector de À Punt en representación de las organizaciones sindicales. A él se dirigieron los guiños de los socios a la izquierda en el Botànic, que le trasladaron su respaldo a las reivindicaciones de los trabajadores.

La diputada Estefanía Blanes (Unides Podem) animó a Rivera a «luchar» para que la plantilla disponga de «todo el personal necesario para dar un servicio de calidad», así como para que se complete la Oferta Pública de Empleo (OPE) que por ahora solo ha podido salir de forma parcial. Mónica Álvaro (Compromís) apeló a las «difíciles circunstancias» que atraviesa À Punt por la problemática del personal y recordó que las oposiciones no cubren el 100% de la plantilla aprobada por el ente.

Producción propia

La coalición valencianista acumula varias iniciativas parlamentarias que ponen el foco en el recorte de plazas de la OPE por orden de Hacienda y en el retraso del Consell a la hora de aprobar el nuevo contrato-programa de À Punt, que según la corporación debería haber entrado ya en vigor. En cambio, el PSPV obvió la cuestión del personal en su turno de intervención. Lluís Rivera, por su parte, criticó que «ningún partido ha tenido un modelo claro de televisión» y aseguró que, con menos de 400 personas, «no se puede hacer el porcentaje de producción propia contemplada en el contrato- programa».

Compartir el artículo

stats