Un joven de 24 años y origen paquistaní se encuentra ingresado en el Hospital La Fe de València con diversas fracturas tras ser presuntamente arrojado el pasado martes desde la ventana de un segundo piso, en un inmueble de la calle Porvenir de València, por cuatro compatriotas que asaltaron la casa cuando se encontraba acompañado de otras dos personas. Después de golpearlo y torturarlo por causas que se desconocen, los agresores cogieron a su víctima y lo tiraron al deslunado. Por suerte, unos enseres que había en el patio amortiguaron la caída.

La Policía Nacional de la comisaría de Russafa logró localizar y detener a los presuntos autores de la agresión al día siguiente en un domicilio de la calle la Reina de València. Los arrestados, de entre 19 y 25 años, están acusados de los delitos de tentativa de homicidio, allanamiento de morada, lesiones y robo con violencia. Dos de ellos habían venido de Barcelona incumpliendo también el cierre perimetral.

Los hechos ocurrieron a las doce del mediodía del pasado martes cuando el vecino de la planta baja escuchó un fuerte ruido en el deslunado y se encontró a un joven gravemente herido, quien aseguraba que le habían tirado desde la ventana. Esta persona lo auxilió colocándole una manta, según fuentes vecinales, hasta que llegó la ambulancia y lo trasladó consciente al Hospital La Fe de València. El herido presentaba daños en la columna vertebral, varias costillas rotas y fractura en una de las extremidades.

En la vivienda donde se produjo la agresión había otros dos jóvenes de nacionalidad pakistaní, que pese a ser víctimas del asalto acabaron detenidos al tener ambos sendas ordenes de búsqueda y detención. «Se lo han llevado detenido y lo han metido preso, tiene para tres años», explicó la pareja de uno de ellos. Sobre la relación con el herido, ésta manifestó que es amigo de su novio pero que no reside allí con ellos ni sabe los motivos de lo ocurrido porque no estaba en la casa. «Cuando vienen sus amigos yo no salgo para no molestar», apuntó la joven.