El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 3 de Alicante ha ordenado a la Conselleria de Sanidad que vacune contra el coronavirus a todo el personal médico que trabaja en la sanidad privada de la provincia. Así se recoge en un auto del juzgado después de que el Colegio de Médicos de Alicante solicitara el miércoles la adopción de medidas cautelarísimas para vacunar al personal sanitario de la privada. En este auto se requiere a la conselleria para que elimine «cualquier impedimento que obstaculice o dificulte» esta vacunación.

El juzgado exige que esta vacunación se haga «con el mismo orden, prelación y demás circunstancias que se aplicarían al personal sanitario público, sin discriminación ni demora alguna respecto al personal sanitario público». Contra este auto no cabe recurso.

Por otro lado, la portavoz de Sanidad del PSPV en les Corts, Carmen Martínez, defendió ayer que la Conselleria de Sanidad está siguiendo «la misma estrategia de vacunación que el resto de comunidades autónomas». En respuesta al diputado popular José Juan Zaplana, que denunció el «agravio» en la vacunación al personal sanitario privado, Martínez incidió en que se vacunará «a todos los sanitarios, sean de la pública o de la privada, cuando corresponda sin que vaya a haber ningún agravio comparativo». Martínez, en un comunicado, pidió a Zaplana «prudencia».