La Conselleria de Sanidad ha detectado alrededor de 150 casos de vacunados contra la covid que no estaban en la lista de personas a las que se debía inyectar al no ser residentes en geriátricos ni personal en primera línea. Se trata de concejales, alcaldes, sanitarios jubilados, personal administrativos y convivientes de algunos de ellos a los que no les tocaba vacunarse en esta fase de la campaña. El departamento rechazó ayer revelar la identidad de quienes habrían recibido la primera dosis irregularmente.

La conselleria está analizando ahora «caso por caso» para verificar todos aquellos que estaban fuera de los grupos de riesgo incluidos en esta primera fase del plan de vacunación. Los que se encuentren en esta situación serán «sancionados», aseguró un portavoz.

El departamento de Ana Barceló no precisó ayer si entre los 150 casos en investigación hay otros cargos públicos, después de los escándalos que han afectado a diversos alcaldes (Els Poblets, El Verger, Rafelbunyol, todos del PSPV) y al diputado provincial de Alicante Bernabé Cano (PP), también alcalde de La Nucia, y algunos concejales, como el de Orihuela (PP).

El abogado de la entidad colegial de Alicante denunció ayer precisamente que el Colegio de Médicos ha tenido conocimiento de la vacunación en hospitales a médicos jubilados, extrabajadores y familiares de sanitarios y personal administrativo.

Uno de los factores que ha ayudado a estas vacunaciones irregulares es el hecho de que la hasta ahora principal suministradora, Pfizer BioNTech, ofrecía contenido para seis dosis en los viales que enviaba, que en teoría eran para cinco.

Esta situación se va a acabar a partir de la semana próxima, una vez que la Agencia Europea del Medicamento autorizó el pasado día 8 el uso de seis dosis por vial, aseguraron ayer fuentes de Sanidad a este diario.

Así, la compañía alemana enviará las dosis semanales previstas para la Comunitat Valenciana (algo más de 31.000), pero sin «propina». Esto es, cada vial estará previsto ya para seis dosis (no cinco), sin cantidad sobrante que pueda ser utilizada. Hasta ahora, las 31.000 dosis iniciales daban en realidad para inyectar algo más de 36.000. De este modo, la vacunación irá a una velocidad ligeramente menor.

La Generalitat espera el lunes un millar de dosis adicionales con la que ir compensando las 13.000 que se han dejado de recibir la última semana

Cuatro millones de jeringas

El proceso requiere ahora de unas jeringas para suministrar las seis dosis por vial. En este sentido, la Generalitat hizo la semana pasada un pedido de cuatro millones de jeringuillas de un mililitro, las adecuadas para aprovechar las seis dosis, anunció anoche el jefe del Consell, Ximo Puig, en una entrevista en la Ser. El pasado lunes ya se recibieron las primeras 10.000, que ya están entre los departamentos de salud. El lunes llegará un lote de un millón y en febrero, los otros 3 millones.

Puig ordena que no se ponga la segunda dosis a los políticos que incumplieron el protocolo

El president de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha dado instrucciones a la Conselleria de Sanidad para que no se administre la segunda dosis de vacuna a aquellos que han recibido la primera de forma irregular e incumpliendo los protocolos establecidos, según ha informado Presidencia. El president había señalado ayer, en una comparecencia, que ninguna de las personas que han recibido la vacuna contra la covid-19 «de manera improcedente debería recibir la segunda dosis». Horas después, fuentes de Presidencia informaron de que finalmente Puig ha decidido dar instrucciones para que, efectivamente, no se aplique la segunda dosis a estas personas, entre las que se hallan tres alcaldes socialistas (de Rafelbunyol, Els Poblets y El Verger), que fueron suspendidos cautelarmente de militancia, y otro del PP (La Nucía). Puig defendió la necesidad de asumir «responsabilidades políticas», pero el director del centro de alertas sanitarias, Fernando Simón, defendió que se les pusiera para no desperdiciar la segunda dosis.