Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El nuevo modelo de orientación mejorará la atención de los escolares"

Los colegios de Infantil, Primaria y los centros de Educación Especial manifiestan su "rotundo apoyo" a los cambios que prepara la conselleria

Imagen de archivo de un centro educativo.

Imagen de archivo de un centro educativo. G. CABALLERO

Si el nuevo decreto que prepara la Conselleria de Educación sobre el cambio de modelo de orientación educativa ha sido acogido con cierto recelo desde los sindicatos docentes, en los centros educativos han aplaudido que se haya puesto en marcha la respuesta a lo que es una reivindicación histórica.

Desde los centros de Educación Especial y los colegios de Infantil y Primaria, explican que la incorporación de los profesionales de orientación educativa a la plantilla y los claustros es positivo para una mejor atención del alumnado y acompañamiento a sus familias.

En un comunicado conjunto, la Associació de Directores i Directores d’Infantil i Primària (Adip-PV) y la de de Directors i Directores dels CEE Públics (Adeep-PV), detallaron ayer que «contar con los profesionales de orientación educativa en los centros favorece la prevención de posibles dificultades de aprendizaje y la posibilidad de ofrecer ayuda directa al alumnado, tanto individual como grupalmente, teniendo en cuenta sus capacidades, sus intereses y sus expectativas y ofreciendo herramientas individuales de acuerdo con el principio de equidad».

Como publicó Levante-EMV, la Conselleria de Educación ha presentado esta semana el borrador del decreto que el próximo curso remodelará el modelo de atención inclusiva del alumnado y, sobre todo, la situación de los orientadores en los CEIP y CEE. En concreto, la conselleria anunció que la plantilla de orientadores aumentará un 32 % (de 612 a 801) y estos se integrarán en los centros, igual que los docentes. A su vez, Educación creará tres unidades especializadas de orientación, una por cada provincia, donde habrá 65 especialistas (además de orientadores, maestros de Pedagogía Terapeutica y Audición y Lenguaje, y trabajadores sociales).

No obstante, estos cambios y novedades conllevan, según se puede leer en el borrador del texto, la desaparición de los 34 servicios psicopedagógicos escolares (SPE) que funcionan en la actualidad, lo que ha provocado las críticas de sus trabajadores —que se integrarán en centros de la Generalitat— y de sindicatos como Csif y Stepv. De hecho, la mesa sindical de Educación y la conselleria han aplazado la negociación del texto una semana, si bien no sería necesaria la aprobación de los trabajadores para que el decreto pueda salir adelante finalmente.

Mejor diagnóstico

En Adip y Adeep no comparten las críticas de algunos sindicatos y creen que tener a las y los orientadores directamente en los centros —en lugar de los SPE (puntos con una implantación más bien comarcal y donde se atiende a varios colegios)—, ayudará «a la mejora de los procesos de enseñanza, de los resultados del aprendizaje y de la organización y funcionamiento de los centros docentes». «Ser miembros del claustro de los colegios y CEE les hace partícipes de la realidad del centro, y protagonistas activos del programa educativo. De esta forma, estarán más cerca del alumnado, de las familias y del resto de profesionales», aseguran los equipos directivos consultados al respecto.

Richard Campos, presidente de Adeep-PV, afirma que el nuevo decreto —que traerá una orden posterior— llega para hacer realidad una demanda histórica de los centros de Educación Especial, también de Infantil y Primaria. «Son fundamentales y, a partir de ahora, estarán como el resto de profesionales y siguiendo el proyecto educativo del centro», dice sobre los orientadores.

Esto, como detalla, «contribuirá a una mejora educativa, en cuanto al diagnóstico [de necesidades educativas especiales, NEE], prevención, valoración de los casos...» aunque apunta que nunca habían solicitado la desaparición de los SPE. «Nos han explicado que serán las tres unidades de orientación las que harán de coordinadores; veremos cómo sale, porque aún hay camino por hacer y el modelo nunca había cambiado...», reconoce al tiempo que apoya la iniciativa.

Lo que también destacan desde los colegios es que, de esta manera, en Especial, Infantil y Primaria la orientación funcionará como lo hace en Secundaria. Ginés Pérez, de Adip-PV, expone que han asumido con «optimismo» la noticia, ya que la atención a la inclusión se dará «en mejores condiciones que hasta ahora». «Por primera vez la conselleria de Educación ha atendido esta propuesta. No sabíamos por qué los orientadores no estaban integrados ya, si tenemos aulas específicas como las CyL...», añade.

«Se crean grupos de atención especializada y de orientación. La atención no desaparece, se reorganiza y en eso estamos muy de acuerdo, en que se le dé una nueva estructura», afirma el director, que defiende que el sistema sale reforzado «aunque desaparezcan las siglas ‘SPE’», continúa Ginés Pérez .

Plazas según el alumnado

Desde el departamento que dirige Vicent Marzà explican que la propuesta que se ha puesto sobre la mesa amplía el personal, que deja de ser externo al centro, y aumentará la inversión, además de rebajar la ratio, que pasará de 476 a 374 alumnos por orientador. Según Educación, los CEIP con entre cinco y 16 unidades contarán con un orientador compartido con otra escuela; los colegios de entre 17 y 29 clases, tendrán uno a tiempo completo; y de 30 o más clases, dos.

En Educación Especial habrá un profesional para menos de 110 alumnos y dos si se supera la cifra. Por otro lado, los centros con más del 70 % de alumnado con necesidades de compensación de desigualdades contarán con un orientador, independientemente de las unidades que este tenga.

Compartir el artículo

stats