La consellera de Sanidad, Ana Barceló, ha admitido esta mañana en las Corts en una comparecencia ante la Diputación Permanente que la situación que se vive en la Comunitat Valenciana por el avance del virus es muy grave. "Hay transmisión comunitaria sostenida sin control y generalizada con presión mantenida y creciente en prácticamente todos los departamentos de salud", ha señalado. 

"Tenemos índices insoportables de transmisión pero también los tienen las grandes potencias mundiales", se ha justificado después.

También ha indicado que en materia de personal poco más se puede hacer. "No hay enfermeras en las bolsas, no me las puedo inventar, ojalá yo tuviera formación sanitaria para echar una mano", ha dicho con la voz casi quebrada. "No hay más, no podemos hacer más, hemos contratado todo lo que se puede contratar"

Y ha acusado a la oposición de propagar bulos porque el hospital de campaña de la Fe no se lo ha llevado viento. Sigue allí, aunque fue necesario reubicar a los 26 enfermos que lo ocupaban cuando las fuertes rachas del viento hicieron recomendable cambiarlos de espacio este domingo.

Barceló ha explicado que el índice de reproducción del virus es del 1,03 y la incidencia acumulada en los últimos 14 y 7 días está por encima de la media nacional, 1.245 casos por cada cien mil habitantes y 529 en el segundo caso.

El número de brotes comunicados desde el inicio de la pandemia es de 5.163 con 27.327 casos asociados y en un porcentaje del 70% se producen en el ámbito social y familiar. Por grupos de edad, en la última semana predominan los casos entre los de 35-64 años, con el 39%, mayores de 64 años: 26% y la de 15-34 años: 23 %

La consellera de Sanidad, Ana Barceló.

La ocupación hospitalaria es en estos momentos de 4.338 personas ingresadas en planta y 586 pacientes en camas de críticos. 

El total de fallecimientos asciende a 4.131 personas con una tasa de letalidad del 1,77%, una de las más bajas de España. 

PP y Vox han reclamado la dimisión de la consellera mientras Ciudadanos lo ha hecho pero no de la titular de Sanidad, sino la de número dos de la conselleria, Isaura Navarro. 

El diputado del PP José Juan Zaplana ha sido el más duro y ha llegado a calificar de mafia y mafia de la peor la gestión de la consellera a la que ha reprochado que no haya pedido perdón.

El portavoz de Ciudadanos, Fernando Llopis, ha insistido en reclamar un mando único para la sanidad pública y privada y ha criticado que Barceló exija unidad cuando cada partido del Botànic propone actuaciones diferentes ante el virus. Ha añadido que cada minuto que Isaura Navarro pasa en su puesto de secretaria autonómica supone muertes de más valencianos.

El diputado de Compromís Carles Esteve ha lamentado que se salvara la Navidad y se llegara a la actual situación y ha añadido que recomendar no es suficiente. Ha dicho que la derecha no ha ofrecido ni una sola idea y que ya hace meses cuando era muy impopular la coalición ya defendía el confinamiento. 

La portavoz sanitaria de Unides Podem, Pilar Lima, ha defendido que se debieron tomar medidas antes y más duras y le ha dicho a la consellera que tiene todo el apoyo para adoptar las restricciones.

La diputada socialista Carmen Martínez ha pedido al PP eliminar palabras tan gruesas como mafia y ha felicitado a la consellera por el trabajo realizado. Martínez ha desvelado que una diputada del PP le ha llamado sinvergüenza.

Barceló también ha dicho que a la hora de adoptar medidas más restrictivas, la conselleria ha buscado en todo momento que fueran ajustadas al avance de la pandemia y a la situación epidemiológica de cada uno de nuestros pueblos y ciudades. 

Ha añadido que la situación que viven los hospitales valencianos comporta una sobrecarga asistencial requiere de la participación de personal que voluntariamente desee fuera de su jornada ordinaria habitual seguir prestando servicio. 

La consellera ha asegurado que las vacunas han llegado puntualmente al aeropuerto de Manises y que se ha incluido como personal preferente para la vacunación al de odontología, higiene dental y otro personal sanitario que atiende a pacientes sin mascarilla durante más de 15 minutos. 

Y ha anunciado que el próximo grupo a vacunar será el de las personas mayores de 80, que de acuerdo con el INE en la Comunitat Valenciana son 276.531 personas que representa un 2,9% de la población. 

A día de hoy se han administrado 104.985 dosis de vacunas: 100.448 primeras dosis y 4.537 segundas dosis.

Esta semana se continuará con las segundas dosis en residencias como en personal sanitario y en el momento en que lleguen las dosis de Moderna esta misma semana se iniciará la vacunación de la primera línea en hospitales privados, así como en grandes residencias.