La Diputación de Valencia y Cruz Roja Española han apoyado a 1.654 personas de colectivos vulnerables de 56 municipios con menos de 5.000 habitantes, según se desprende del proyecto de ‘Acompañamiento en procesos de inclusión’ en las comarcas de la Vall d’Albaida, La Serranía y Rincón de Ademuz.

La iniciativa, que se puso en marcha en 2020, pretende apoyar a las familias más vulnerables, reforzar los servicios sociales existentes e impulsar la acción social en el marco de la pandemia, especialmente en municipios con menos de 5.000 habitantes.

Gracias al apoyo de la Diputación, la labor de Cruz Roja ha llegado en 2020 a un total de 1.654 personas de las 56 poblaciones las comarcas de La Vall d’Albaida, La Serranía y El Rincón de Ademuz.

Junto con acciones individuales coordinadas con los Servicios Sociales de los ayuntamientos para apoyar a las personas más vulnerables de estas zonas, Cruz Roja impulsó talleres y charlas dirigidos a personas mayores, familias e infancia y juventud. Asimismo se celebraron sesiones de asesoramiento a los profesionales municipales en extranjería, igualdad y violencia de género.

Al respecto, la diputada de Educación e Inclusión Social, Empar Folgado, explicó que este proyecto piloto «supone un esfuerzo muy importante para la Diputación, que busca hacer llegar los recursos a las personas que más lo necesitan».

Así, apuntó que dentro del proyecto, «es importante destacar la participación comunitaria como herramienta de cambio de una sociedad solidaria». De este modo, las personas voluntarias de Cruz Roja han establecido una red de apoyo para atender las demandas de personas en situación de vulnerabilidad, que a la vez son sus vecinos». La responsable provincial de Inclusión Social, que mostrósu satisfacción por el apoyo de Cruz Roja y «el trabajo realizado durante 2020», se refirió también al paso de la borrasca Filomena por el territorio valenciano, que ha puesto de manifiesto que el acuerdo firmado con Cruz Roja «es muy beneficioso».