Tras un año de pandemia, de ayudas, de cierres de persiana, desempleo, confinamiento y medidas varias, los datos son demoledores y los ha puesto encima de la mesa un informe de Oxfam Intermón: la desigualdad aumenta con 117.964 personas empobrecidas más solo en la Comunitat Valenciana en un año,. Aumenta así el porcentaje del 24 al 26%. Las personas que han cruzado esa línea viven con menos de 24 euros al día (720 euros al mes). La situación en el resto del territorio español no es mucho mejor ya que el mismo informe advierte de que la pobreza severa «aumenta en casi 800.000 personas y afecta a 5,1 millones de ciudadanos». Se trata de personas que viven con menos de 16 euros al día (480 euros/mes).

La desigualdad en la Comunitat Valenciana no ha llegado por la Covid-19, ni mucho menos. Antes de la pandemia se contabilizaban 1.206.438,90 valencianos en el límite de la pobreza, sobreviviendo con poco más de 700 euros al mes. Ahora hay 1.324.402,91 en esa misma situación. «Los datos demuestran cómo la pandemia se ha cebado con las personas más vulnerables. Sin una respuesta adecuada, hay un grave riesgo de que la salida de la crisis profundice y eternice las desigualdades, empobreciendo a las personas más pobres mientras las más ricas se recuperan a paso firme», asegura el director de Oxfam Intermón, Franc Cortada.

Políticas públicas

«El mensaje más importante en este sentido es que las políticas públicas pueden servir para cambiar esta situación, como lo demuestran los ERTE y otras medidas como el Ingreso Mínimo Vital (IMV), aunque éste necesita mejoras urgentes en su puesta en práctica», incide Cortada.

Según el mismo informe -realizado con motivo del Foro de Davos- que los ERTE «puede haber evitado que más de 710.000 personas hayan caído en la pobreza a nivel estatal. La medida ha sido esencial para limitar el incremento de la pobreza y la desigualdad, con una reducción estimada de 1,17 puntos en el índice de desigualdad de Gini (el indicador que mide las desigualdades)».

La otra medida prevista ante la pandemia fue el IMV pero éste no ha llegado a todas las personas que lo necesitan, de momento. De hecho, el informe asegura que según el gobierno, a 160.000 de los 850.000 hogares previstos. De haberse implementado en su totalidad durante el segundo semestre del año, Oxfam Intermón estima que el IMV habría salvado de la pobreza a 277.000 personas y reducido la pobreza severa en 230.000 personas. El índice de Gini se habría reducido en 0,5 puntos, explican desde Oxfam.

De hecho, y según datos del propio Gobierno, solo en la Comunitat Valenciana habían llegado (hasta el 19 de octubre) 115.830 solicitudes a las oficinas de la Seguridad Social, superando las previsiones que se manejaban en mayo, que hablaban de unas 100.000 más o menos.

La pandemia aumenta la pobreza y afecta a 117.964 valencianos más

La pandemia aumenta la pobreza y afecta a 117.964 valencianos más

Prestación a medio gas

Sin embargo, solo el 2 % la había cobrado, lo que supone 2.584 personas. Ahora bien, a este cifra habría que sumar la ayuda recibida «de oficio» cuando se anunció la medida y que se concedió de forma inmediata a quienes ya recibían la prestación por hijos a cargo. Con ello, la ayuda llega hasta 26.075 adultos y 26.304 menores de 17.233 hogares. Esta prestación oscila entre los 462 y los 1.015 euros mensuales en función de las características de la persona o la familia. Sin embargo, el informe rechaza que esta medida conlleve la supresión de la ayuda directa por hijo a cargo que ya existía anteriormente porque «deja a millones de niños y niñas en pobreza relativa sin apoyo público».

El paquete de medidas previsto ha contribuido a paliar algunas situaciones de extrema necesidad, pero sigue habiendo colectivos ampliamente desprotegidos. «Este sería el caso de las personas que se encuentran en situación administrativa irregular (entre 390.000 y 470.000 en España), que no pueden acceder a ayudas y prestaciones públicas y trabajan mayoritariamente en actividades de la economía sumergida. Entidades y colectivos sociales llevan meses demandando al Gobierno una ‘regularización masiva extraordinaria’ de estas personas.