Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Demanda múltiple contra un cirujano plástico por mala praxis y negligencia

La abogada de medio centenar de afectadas inicia esta semana acciones legales después de que el especialista rechazara un acuerdo - César Noval ha denunciado acoso y amenazas en redes sociales

El cirujano plástico César Noval, en las instalaciones de su clínica en València. | GERMÁN CABALLERO

El cirujano plástico César Noval, en las instalaciones de su clínica en València. | GERMÁN CABALLERO

César Manuel Noval hasta ahora acumulaba una brillante carrera. Primero como juez de línea de la Primera División del fútbol español, disciplina que ha aparcado desde que estalló la pandemia de la covid, según explica a este periódico. Meses más tarde el Comité Técnico Arbitral lo descendió a Segunda debido a la publicación de unas fotos en las que se encontraba de vacaciones con algunos futbolistas en activo.

Los mayores halagos, sin embargo, los ha recibido por su carrera profesional como cirujano plástico. A sus 34 años fue noticia hace algo más de tres años por ser el primer especialista español en realizar una operación completa de reasignación de sexo, de mujer a hombre, en una única intervención, de nada menos que 17 horas.

La imagen de César Noval ha dado un giro de 180 grados en los últimos meses. Entre 50 y 60 mujeres que pasaron por su clínica, situada en la plaza Cánovas de València, iniciarán a lo largo de esta semana una serie de demandas judiciales individuales contra el cirujano por presuntas negligencias cometidas en las operaciones, mala praxis profesional y graves secuelas físicas, según anuncia la abogada que lleva el caso, Arancha Jurado, del despacho R&A Jurado Abogados. Este grupo de mujeres a las que intervino, principalmente, en los dos últimos años, han creado sendas páginas de denuncias en Facebook e Instagram en las que se presentan como una plataforma de afectadas y cuelgan fotos del resultado de muchas operaciones. Se pueden ver pechos y pezones con necrosis, cicatrices que se abren, asimetrías o dolores que no remiten con el tiempo.

Lo cierto es que la única denuncia a día de hoy es una interpuesta por el propio cirujano contra los perfiles en redes sociales anteriormente mencionados, a los que acusa de poner en marcha «una campaña de acoso para intentar hundirme profesionalmente con comentarios negativos, que atentan contra mi honor e incluso amenazas reiteradas contra mi persona y mi entorno familiar».

Indemnizaciones de 51.000 euros

La abogada de las afectadas aclara que en breve iniciará acciones legales. «A finales de octubre el doctor nos puso en contacto con su despacho de abogados. Les hice saber que mi intención no era hacer sangre, sino reparar el perjuicio ocasionado. La cuestión avanza lentamente porque hay que hacer informes periciales, te tienes que apoyar en médicos para valorar los daños corporales, pero en diciembre ya tengo las dos primeras periciales y se las paso a sus abogados el 15 y 28 de diciembre. Después de Reyes me explican que el doctor las rechaza las propuestas de indemnización, así que decidimos comenzar las demandas judiciales. La semana que viene presento las primeras. Tengo entre 55 y 60 casos con los trámites avanzados y otros 30 posibles casos», asegura Arancha Jurado. La compensación económica que piden es cuantiosa, «solo los dos primeros casos suponen 37.000 y 51.000 euros, respectivamente», explica.

El médico defiende que nunca deja desasistidas a sus clientes. «Tenemos hasta cinco teléfonos para ayudar a las pacientes en caso de complicaciones. Siempre atendemos», asegura. Y afirma que cuenta con más de 100 testimonios en sus redes sociales «que avalan nuestro trabajo y compromiso». La abogada, por su parte, recuerda que atención médica «no significa contestar a un Whatsapp».

"Siempre hay casos imperfectos, pero somos sinceros con los clientes"


El cirujano César Noval admite que casos «imperfectos siempre hay, pero somos súper sinceros en nuestros clientes». El especialista reconoce al Levante-EMV que ha tenido que retocar cicatrices en intervenciones como rinoplastias o de reducción o elevación mamaria. «Es frecuente que las cicatrices den de sí, pero forma parte de la cirugía», sostiene.


Noval lamenta toda la campaña mediática generada. «La única denuncia que hay es de mi persona y la clínica contra este grupo de Instagram y Facebook. Es increíble que sin tener ni una sola demanda ni sentencia en mi contra estén tratándome de esa manera en la prensa», se sincera. El cirujano plástico explica que la abogada de las afectadas les presentó una propuesta económica que califica de «descomunal» y «a cambio de cesar el chantaje».


«Me siento perseguido y me están haciendo un juicio social», lamenta. Sobre el origen de las quejas apunta que en agosto del año pasado «una paciente me dijo al día siguiente de la operación que le devolviera el dinero». «¿Pero cómo iba a hacer eso sin esperar si quiera a la evolución de la intervención?», se pregunta César Noval.

Compartir el artículo

stats