El exconseller Rafael Blasco volverá a sentarse en el banquillo de los acusados a partir del próximo 3 de marzo por los presuntos amaños de siete contratos de informática la Conselleria de Inmigración y Ciudadanía -después Solidaridad y Ciudadanía- cuando estaban dirigidas por él. A Blasco lo acompañarán en el juicio el empresario Augusto Tauroni, la exsubsecretaria de Blasco en sus sucesivas etapas como conseller, Tina Sanjuán, y el exjefe de informática de la conselleria, Javier Murcia. La Fiscalía Anticorrupción pide para ellos penas de cárcel de entre dos años y dos años y ocho meses de cárcel. Los hechos investigados en esta pieza, se descubrieron mientras se investigaba el desvío de las ayudas a la cooperación. Los contratos se adjudicaban a multinacionales como Fujitsu España Service o Ibermática, pero en realidad los trabajos los realizaba Augusto Tauroni a través de sus empresas Dinamiz-e y S&C Visión y Análisis. Los siete contratos bajo sospecha ascendieron a un millón de euros.