Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bravo cede y aplaza las oposiciones ante el avance de la pandemia

Podem saca pecho por una decisión «de sentido común»

Oposiciones de la Generalitat el pasado 19 de diciembre. | EDUARDO RIPOLL

Oposiciones de la Generalitat el pasado 19 de diciembre. | EDUARDO RIPOLL

La pandemia del coronavirus vuelve a llevarse por delante el calendario previsto para celebrar las oposiciones en marcha correspondientes a las ofertas de empleo público de la Generalitat de 2017, 2018 y 2019 y, de momento, las dos próximas citas, la del sábado día 30 y, las del 13 de febrero, han quedado aplazadas. El tiempo dirá, y sobre todo la evolución de la epidemia en la Comunitat Valenciana, si el Consell prorroga esta suspensión temporal de las pruebas o si , por el contrario, estas pueden reanudarse sin acumular mucho retraso.

La resolución se adoptó ayer por parte de la Conselleria de Justicia y Administraciones Públicas que finalmente ha tenido que ceder a las presiones tanto internas como externas para paralizar las pruebas. La titular de este departamento, Gabriela Bravo, llevaba tiempo resistiéndose a tomar una decisión que supone alterar de nuevo todo el proceso de captación de funcionariado, un bien escaso en la Generalitat y que ya se vio alterado en marzo durante el primer estado de alarma.

Pese a la insistencia de los sindicatos de suspender las pruebas, la consellera esta dispuesta a seguir adelante ya que las primeros exámenes presenciales, previstos para este sábado, no implicaban movilizar a muchos aspirantes que además se distribuían por las tres provincias.

Cabe apuntar, además, que, tal como informó este diario, las nuevas restricciones en vigor desde este lunes que incluye el cierre perimetral de las ciudades de más de 50.000 habitantes no afectaban, en principio, a las personas opositoras. El decreto del presidente incluía como excepción a la movilidad, la realización de pruebas oficiales.

Sin embargo, la situación sanitaria, cada vez más agravada, con un índice de contagios desbocado, ha hecho a la conselleria revisar su planteamiento en las últimas horas. Decisiones como las últimas acordadas por la Conselleria de Innovación de sus pender las clases presenciales en las universidades han influido por lo contradictorio de cerrar las aulas para el alumnado y abrirlas para aspirantes a plazas de funcionariado.

Por otro lado, la idea de seguir adelante con las pruebas no generaba unanimidad en una conselleria donde el tripartito se reparte varios puestos. Así, había voces discordantes con el mantenimiento de los exámenes, entre otras, la de la secretaria autonómica de Administraciones Públicas, Mireia Llobera, adscrita a Unides Podem, quien habría apretado para la suspensión de las pruebas.

Tuit de Podem y sorpresa de UGT

Podem sacó pecho por el trabajo de esta alto cargo en su cuenta oficial de Twitter: «Gracias al trabajo de Mireia Llobera, la Generalitat aplica el sentido común y aplaza las oposiciones previstas para las próximas semanas ante los datos escandalosos de la tercera ola de la covid-19», reza el tuit.

Un mensaje que, por otro lado, causó sorpresa en ámbitos sindicales. UGT apuntaba que en la última reunión de diciembre, donde ya se pidió el aplazamiento, Llobera no lo aceptó. Además, se afeaba a la alto cargo que no asistía con asiduidad a las reuniones de la mesa de función pública.

Por su parte, las organizaciones sindicales apuntaban ayer que la situación era extrema y aplaudieron la decisión que les comunicó ayer mismo la consellera Bravo. Cabe apuntar que UGT había registrado un escrito en el que pedía la Conselleria de Sanidad que se pronunciara. La conclusión, de todos modos, es que, de momento, las oposiciones previstas para ocupar plazas de Ingeniería de Caminos, Minas y Montes previstas para este sábado quedan en el aire, como también las del día 13 de febrero para cubrir puestos técnicos de Informática, Salud en el Trabajo y Actividad Física y de Deporte. Ambas pruebas afectaban a unos mi aspirantes en total.

La nota informativa de la Generalitat distribuida ayer respaldaba la decisión, adoptada según la valoración global de los indicadores sanitarios, epidemiológicos, sociales y de movilidad en la Comunitat Valenciana con el objetivo de reducir al máximo posible la movilidad y los contactos fuera del núcleo familiar. La conselleria añade que, al margen de estos dos procesos aplazados, se procederá a adaptar el calendario en función de la evolución de la pandemia.

Compartir el artículo

stats