«Salud Pública no convocó al alcalde de La Nucía, que se presentó en la residencia Savia el día 6 de enero por la mañana, junto a otro miembro de la corporación municipal y acompañado de la prensa, por decisión propia y en un momento en que las visitas están restringidas en los centros sociosanitarios para mayor seguridad de los resientes y trabajadores, y sólo se permiten las entradas imprescindibles».

La directora del centro de Salud Pública de la Marina Baixa, Teresa Revilla, respondió ayer al alcalde de La Nucía y diputado provincial del Partido Popular, Bernabé Cano, después de que éste responsabilizara durante varios días al personal de este departamento de su vacunación irregular contra el covid-19, cuya primera dosis le fue inyectada el día de Reyes en una residencia de mayores de la localidad.

Revilla aseguró que la visita de Bernabé Cano al centro de la tercera edad fue «totalmente ajena a la intervención de Salud Pública» y negó que la vacunación del regidor nuciero, saltándose el protocolo, fuera acordada por esta unidad: «El miembro de la corporación que lo acompañaba solicitó la vacunación del alcalde con una dosis sobrante, lo cual se realizó por parte del personal sanitario de la residencia», explicó la responsable de Salud Pública, en alusión directa al concejal de Sanidad, Manuel Alcalá.

Aunque Revilla no citó el nombre de este edil, hay que aclarar que Alcalá fue el único miembro de la corporación municipal que, además del alcalde y de su equipo de comunicación, accedió el 6 de enero a la residencia Savia dentro de la misma comitiva. De hecho, así lo trasladó el propio ayuntamiento en sus notas y, además, aparece en algunas de las imágenes de ese día hechas públicas después por el gabinete de prensa municipal, donde se le ve posando junto a otros responsables de la residencia y a Cano, mientras este último sostiene un vial de la vacuna de Pfizer que se suministró en el geriátrico.

La directora de Salud Pública también indicó ayer que ese mismo día, además de a Bernabé Cano, también se vacunó a los dos guardias civiles que escoltaron el transporte de vacunas desde Alicante a la residencia Savia. Ahora bien, Revilla matizó que ambos agentes «forman parte del equipo de vacunación», mientras que, por contra, el nombre del diputado provincial del PP «no figuraba en ningún listado de las personas a vacunar en la residencia ese día, puesto que no está dentro de ninguno de los grupos estratégicos prioritarios» fijados en el protocolo de vacunación.

Facua pide la destitución

Por otro lado, la organización de consumidores Facua ha pedido el cese de todos los cargos públicos de la región que se han vacunado de forma irregular, saltándose el procedimiento establecido para lograr la dosis antes que los grupos de riesgo. En un comunicado, esta organización hace referencia a «concejales, alcaldes, sanitarios jubilados, funcionarios y sus convivientes a los que no les tocaba vacunarse por el momento».

Facua muestra su «absoluto rechazo ante la total falta de ética que supone obviar el procedimiento y las fases del a vacunación en beneficio propio, sin estar incluidos en los grupos que la estrategia contempla».

Carlos Mazón se deja el micro abierto en el pleno de Alicante y se le oye decir: "Ciudadanos ha pedido mi dimisión" Diario Información

Mazón airea por error un mensaje de Cano: «Cs ha pedido mi dimisión»

La polémica en la Diputación de Alicante por la vacunación del alcalde de La Nucía y diputado provincial del PP, Bernabé Cano, llegó ayer, sin pretenderlo, al pleno de Alicante. Mientras el alcalde Luis Barcala explicaba cambios de nombres en la composición del Consejo Social de la Ciudad, la voz del presidente de la Diputación y edil en Alicante, Carlos Mazón, se coló, sin quererlo, en la sesión plenaria. Los micros le jugaron una mala pasada y se le oyó decir: «Buenos días, el pleno ha durado diez minutos. Ciudadanos ha pedido mi dimisión. Ha sido muy rápido y muy light». Sin más explicación de sus palabras, el resto de la corporación municipal se quedó desconcertada. Fuentes de la Diputación aseguraron después que Mazón se refería a Bernabé Cano, no a sí mismo, después del pleno que se celebró en La Nucía a primera hora. Al escuchar al presidente provincial del PP hacer referencia a la crisis abierta por la vacunación de Cano, Barcala se apresuró a interrumpir a Mazón, sin mucho éxito y entre la incredulidad de todos los ediles. Cuando consiguió captar su atención, le explicó que la conversación que estaba manteniendo con un tercero se había escuchado por todos en un pleno que se estaba retransmitiendo por vía streaming.