Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las últimas terrazas al sol

Las cafeterías de los campus son una de las pocas excepciones en las restricciones del Consell y pueden servir desayunos, almuerzos y comidas al aire libre, pero solo a la comunidad universitaria

Varios estudiantes, ayer por la mañana, a la hora del almuerzo en el campus de Vera de València. | MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

Varios estudiantes, ayer por la mañana, a la hora del almuerzo en el campus de Vera de València. | MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS

Cafés, tostadas, esmorzarets o un refresco han dejado de poder ser saboreados en cualquier terraza en una calle de un pueblo o en la plaza de una ciudad en la Comunitat Valenciana hasta, al menos, el 5 de febrero. No obstante, las actuales restricciones que ha impuesto el Consell para intentar rebajar el disparado número de contagios cuentan con algunas excepciones dentro de la hostelería que hacen que aún puedan encontrarse mesas y sillas al aire libre, aunque su uso esté limitado.

Algunas de las últimas terrazas al sol se encuentran en los campus de las universidades. Así se detalla en el último decreto de restricciones del Consell que recoge el «cierre preventivo» de los establecimientos de hostelería y restauración, bares, cafeterías y restaurantes que, de forma general, solo pueden abrir para ofrecer sus servicios para llevar.

No obstante, ese mismo texto legal del martes 19 de enero incluye una serie de excepciones, como los establecimientos que hay dentro de los hospitales o en las áreas de servicio de las carreteras, pero también aquellos de entornos educativos, por sus «características especiales». El primer decreto publicado apuntaba que sí podrían seguir trabajando los comedores escolares en guarderías y centros docentes de enseñanza reglada (Educación Primaria, institutos, universidades y similares).

Posteriormente, este punto fue matizado en una corrección que se publicó en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana tres días después (el pasado viernes 22), en la que se aclara que la hostelería y restauración de los centros educativos es de «uso exclusivo del personal docente y no docente y del alumnado del centro» para evitar picarescas.

Así, estos días en los campus como el de Tarongers o Blasco Ibáñez de la Universitat de València (UV) o el de Vera de la Politècnica (UPV) se han seguido sirviendo cafés, bocadillos e incluso alguna cerveza, como podía observarse ayer por la mañana. Las mesas estaban separadas para mantener la distancia de seguridad y muchos de los comensales —alumnado, profesorado, personal de servicios o investigadores— portaban mascarilla mientras conversaban y el personal desinfectaba las zonas que quedaban libres.

Si bien, muchos institutos también tienen cafeterías, las terrazas son una de las señas de identidad de las universidades, donde el alumnado socializa, come a mediodía si se desplaza desde otros municipios, o hace algún trabajo de clase (aunque con poco silencio).

No obstante, estos espacios no han recuperado la vida que solían tener antes de marzo de 2020 ni tampoco lo harán las próximas semanas, pues cabe tener en cuenta que las universidades (también las privadas) inician este segundo cuatrimestre con la mayoría de clases online y una presencialidad mínima en las aulas para el alumnado.

Compartir el artículo

stats