Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las autoescuelas piden una bolsa de examinadores ante la lista de espera del carné

Están pendiente de examen práctico en València 15.852 personas para coche, 955 para motocicleta y 471 para el permiso de camión

Imagen de archivo de un grupo de alumnos a la espera de realizar el examen práctico. | LEVANTE-EMV

Imagen de archivo de un grupo de alumnos a la espera de realizar el examen práctico. | LEVANTE-EMV

Las autoescuelas centran su principal problema en el «cuello de botella» que supone la falta de examinadores. El problema, enquistado desde hace años, sigue vigente y la pandemia lo ha agravado aún más. La falta de examinadores y las nuevas restricciones suponen que, en la actualidad, haya pendiente de examen en la Jefatura de Tráfico de València 15.852 personas para el carné práctico de coche, 955 para la prueba de moto y 471 para la de vehículos pesados.

La plantilla de examinadores está formada por 34 profesionales y desde la Asociación Valenciana de Autoescuelas (AVAE) aseguran que sería necesario incorporar, al menos, a 10 u 11 examinadores más. «Ahora en marzo hay oposiciones a nivel nacional (si la pandemia lo permite) y saldrán unos 50 examinadores más pero falta saber cuántos serán destinados a València. La falta de examinadores es el principal problema, aunque no depende de la Jefatura de València», explica el presidente de AVAE, Juan Carlos Muñoz. Por ello, desde AVAE proponen la creación «de una bolsa de interinos que permita reforzar las plantillas de examinadores. Se hace en otros sectores y podría ser una solución a la falta de personal ya que, además, la pandemia, las cuarentenas y los controles aún reducen más el número de examinadores disponibles».

Las demoras en el examen práctico del carné de conducir están perjudicando, principalmente, a las empresas más grandes que ya sufren una «fuga de alumnos». «Los alumnos van buscando qué autoescuela les podría presentar a examen antes. Si una empresa es grande y tiene muchos alumnos para presentar pero tiene que ir con cuentagotas porque no hay examinadores, los plazos se alargan y los alumnos buscan alternativas si en un centro le dicen que hasta abril es imposible presentarse al examen porque hay lista de espera».

Además, el presidente de AVAE, Juan Carlos Muñoz, pone el foco en una tasa que está pagando el alumno y a la que, sin embargo, no tiene derecho porque la Administración no soluciona el problema de la falta de examinadores.

«Los alumnos pagan una tasa de 93 euros para realizar un examen que no puede hacer ni le dicen cuándo podrá hacerlo», recalca el responsable de una entidad que agrupa a 261 de las 536 autoescuelas que hay en la provincia de València.

Desde AVAE también destacan que en el examen de vehículos pesados «el examinador emplea más tiempo ya que la prueba transcurre en 45 minutos. Pero los examinadores son los que son y las plazas habilitadas para el examen, también.

«El día que hay examen, si hay prueba de vehículo pesado ya sabes que el examinador debe estar ahí 45 minutos para cada alumno, mientras que para el coche el tiempo es de 20 minutos así que se reduce el número de alumnos que puedes presentar», explica.

Trabajo para mayores de 50

Desde AVAE afirman, sin embargo, que el sector está en auge. De hecho, precisan de profesores para cubrir una demanda que va en aumento ante la inestabilidad laboral y el cierre de empresas que obligan al trabajador a su propia reconversión. «Para el examen de vehículos pesados hay muchísima demanda y hay que tener en cuenta que estas personas precisan del carné de conducir para poder trabajar, para conducir un autobús o un camión», explica Muñoz.

Respecto a la falta de profesorado, el presidente de AVAE asegura que es «una muy buena oportunidad para parados de larga duración porque es un trabajo que no precisa de esfuerzo físico y podrían realizar a la perfección».

El curso para ser profesor de autoescuela, sin embargo tiene un coste de más de 2.000 euros (2.000 el curso y 50 euros de tasas) por lo que desde AVAE proponen «que sea el Estado quien subvencione el curso a quienes cumplan como requisito ser parado de larga duración y mayor de 50 años y así podrían tener una opción laboral que no encuentran en otros sectores. Nosotros tenemos trabajo. De hecho, necesitamos entre 1.000 y 1.500 profesores y puede ser una buena opción perfecta para mayores de 50 años».

Compartir el artículo

stats