Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se buscan conserjes para los institutos

Se trata de plazas que, en algunos casos, quedan desiertas durante meses, como en el IES Benicalap de València

Uno de los pasillos del IES Benicalap de València, antes del inicio de curso. |

Uno de los pasillos del IES Benicalap de València, antes del inicio de curso. | F. CALABUIG

Cada curso los institutos se encuentran con un problema recurrente: el de cubrir las bajas del personal no docente, un proceso que suele alargarse más de lo que sería conveniente por, entre otras cosas, un sistema de adjudicaciones y sustituciones que los equipos directivos consideran «arcaico»; más unos destinos que, a veces, no son lo suficientemente atractivos para los interinos que están en las bolsas (por ejemplo, porque no compensa el salario mensual con el gasto de combustible para desplazarse hasta el centro de trabajo).

Desde la Associació de Directors d’IES del País Valencià (Adies-PV) aseguran estar «preocupados» por este asunto por el que, en diciembre, había un centenar de plazas sin cubrir, entre personal auxiliar (conserjes) y personal de administración y limpieza que, en el caso de Secundaria, corre a cargo de la Conselleria de Educación, y no de los ayuntamientos, como sí los colegios.

El principal problema es que, a pesar de ser personal que trabaja en un centro educativo, la gestión de sus bolsas laborales no depende directamente de Educación, sino de la Conselleria de Justicia (Función Pública), como era el caso de los educadores, lo que complica las sustituciones, que no son tan ágiles como las docentes.

El presidente de Adies-PV, Toni González Picornell, asegura que se trata de un sistema «arcaico» y que la solución sería la gestión directa por Educación, aunque «habría que cambiar la normativa y eso es legislativamente muy complejo». «Es un problema que los centros tenemos desde hace tiempo. Ya hemos mantenido varias reuniones recientemente con Educación y Justicia y hay una voluntad clara y contundente de mejorar, pero tropezamos una y otra vez con un formato muy antiguo que se tendría que transformar y digitalizar para cubrir las necesidades», explica. Y es que, se trata de un sistema que, hasta no hace mucho, buscaba sustitutos llamando a interinos de la bolsa por teléfono, uno a uno, según relata.

Abrir a las 7.30 horas

En las reuniones mantenidas con ambas consellerias —la última el 14 de enero—, los equipos directivos solicitaron que se ponga en marcha una bolsa de difícil cobertura (donde sacar las plazas que no han sido adjudicadas en las convocatorias ordinarias); una web en la que detallar cómo acceder a estas plazas; y que cualquier persona pueda optar a ellas, aunque no esté en las bolsas, entre otros puntos.

Uno de los ejemplos más extremos es la situación que se vive en el IES Benicalap de València. Ahora mismo, el centro no cuenta con ninguno de los tres conserjes que debería tener en las instalaciones, dos de ellos desde prácticamente principio de curso.

El de Benicalap es un instituto con un millar de alumnos y turno de mañana y vespertino. Además, en 2020-21, las tareas de conserjería se han multiplicado por la covid-19 y estas ahora recaen en el equipo directivo, que se encarga de ventilar y abrir el centro a las 7:30 horas, antes de que llegue el alumnado, según fuentes de la comunidad educativa.

Sobre este caso, la Conselleria de Educación explica que Función Pública ya ha activado la bolsa de difícil cobertura y una de las plazas del Benicalap ya salió el pasado 27 de enero, aunque no se conoce el resultado de la adjudicación; si quedara desierta, aseguran que saldrá a través del Servei Valencià d’Ocupació Labora, que iniciará un proceso de selección entre personas paradas. El pasado día 29 finalizó la tramitación de la segunda plaza, pendiente de salir a adjudicación; y la tercera baja le fue notificada al centro ayer mismo y ya era la última persona en conserjería.

«Cualquier día, los alumnos encontrarán el centro cerrado»

El IES Benicalap de València no cuenta con ninguno de los tres conserjes que debería tener: a principio de curso uno renunció, otro cambió de plaza y la tercera persona cogió la baja ayer. La primera vacante no ha sido cubierta en meses y la segunda no salió a adjudicación por un error administrativo en la conselleria. Desde el centro aseguran que, como muy pronto, les han comunicado que podría haber una incorporación a final de mes. «Estamos sin conserjes ni solución a corto plazo, es lamentable y un disparate. Cualquier día los alumnos se encontrarán el centro cerrado», lamentan.

Compartir el artículo

stats