Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La debacle del turismo provoca la pérdida del 6 % del PIB valenciano

La autonomía ingresa 7.000 millones menos de gasto turístico tras cerrar el año con 7 millones menos de visitantes extranjeros que en 2019

Dos turistas visitan una plaza de la Virgen de València semidesierta, el pasado verano. | F. BUSTAMANTE

Dos turistas visitan una plaza de la Virgen de València semidesierta, el pasado verano. | F. BUSTAMANTE

El 2020 ya es oficialmente el peor año de la historia del turismo en España y en la Comunitat Valenciana desde que se recopilan datos al respecto. Con cifras a cierre del ejercicio, la autonomía ha perdido casi 7 millones de visitantes extranjeros y 7.000 millones de gasto respecto a 2019, un desplome de ingresos equivalente al 6 % del PIB valenciano.

En términos absolutos, la Comunitat ha recibido en todo 2020 un volumen de visitantes y de gasto similar al que generaba solo en los meses de julio y agosto de los años prepandemia, en pleno boom del sector turístico valenciano. Los más de 9,5 millones de turistas que visitaron la autonomía el año previo a la llegada de la covid se han quedado en apenas 2,5 millones como consecuencia del brutal impacto que la crisis sanitaria ha tenido en este sector, el más dependiente de la movilidad y como consecuencia, el más afectado por las limitaciones en todo el mundo.

A su vez, este desplome ha provocado que el dinero que estos visitantes dejaban en los negocios valencianos pase de superar los 9.500 millones de euros a menos de 2.500 millones, un recorte del 74 %. Asimismo, los que llegaron a la Comunitat lo hicieron con un menor presupuesto, ya que los datos del INE arrojan una caída del 35 % de su gasto total (967 euros por persona y estancia). También como un posible efecto de la dificultad de desplazarse en un año donde han resurgido las fronteras, los turistas ampliaron su periodo de visita hasta superar los 10 días de media, un 10 % más que en 2019.

La cuarta más visitada

En el que ha sido el peor año del turismo en toda España desde 1969 al no llegar a los 20 millones de visitantes, la Comunitat Valenciana ha logrado ser la cuarta autonomía de destino principal, por detrás de Cataluña, con cerca de 3,9 millones (un 80 % menos); Canarias, con cerca de 3,8 millones (un 71,2 % menos), y Andalucía, con más de 2,7 millones de turistas (un 77,5 % menos).

En el mes de diciembre de 2020, el territorio valenciano recibió 71.865 turistas, una disminución del 84,2 % respecto al mismo mes del año anterior, con Francia como principal país de origen (el 20,2 % del total), seguido de Reino Unido (17,8 %). Esto sitúa a la Comunitat como el tercer destino principal de los turistas en diciembre, con el 11 % del total, por detrás de Canarias, con el 31,9 % y Cataluña, con el 15 %.

Los turistas extranjeros dejaron en esta autonomía 75 millones de euros en diciembre, un 84,4 % menos que en diciembre de 2019, mientras que el gasto medio por visitante fue de 1.039 euros (-1,2 %), con 79 euros de media diaria (-21,6 %).

La pernoctaciones también cayeron en diciembre un 80,1 %, en la línea de las reducciones registradas tras el verano, y se situaron en 950.311, mientras que la duración media del viaje creció un 25,9 % hasta los 13,2 días, según los datos del INE.

La economía autonómica se hunde un 9,6 % en 2020

La economía valenciana fue el año pasado una de las más daminificadas por la crisis del coronavirus. Su Producto Interior Bruto (PIB) se contrajo al cierre de 2020 en un 9,6 %, según las estimaciones hechas públicas ayer por la Autoridad Independiente de Responsanbilidad Fiscal (AIReF). El dato está medio punto por encima del registrado por el conjunto de la economía española y solo se ve superado por otras tres autonomías, las tres con un elevado peso del turismo en su PIB. Se trata de Baleares, con un descenso del 20 %, de las Canarias (-12,5 %) y Cataluña (-11,7 %).

El dato acumulado se produce al cierre de un ejercicio de grandes sobresaltos. El primer trimestre, en el que solo a partir del catorce de marzo se aplicó el estado de alarma y el confinamiento, terminó con un descenso del 3,7 %. El segundo fue una caída al precipicio: un desplome del 22,1 % coincidiendo con lo más duro de la crisis. Luego llegó el verano y la reapertura, incluso turística, lo que propició que en el tercer trimestre se produjera una espectacular recuperación del 19,7 % del PIB. El cuarto, según las estimaciones hechas públicas ayer por la AIReF, fue de subida. En concreto, del 0,9 %. El alza más acusada junto a Baleares, con el mismo porcentaje. Medio punto más que España en su conjunto. Claro que en ese trimestre la Comunitat Valenciana exhibía datos de contagios y muertes asumibles y las restricciones eran mucho menores que en otras zonas. No había llegado la tercera ola que ahora padece la autonomía y que ha vuelto a provocar le cierre de la hostelería.

El sector pide 5.300 millones a fondo perdido

Coincidiendo con la publicación de los datos anuales de visitantes y gasto turístico, Exceltur aprovechó para reclamar la «urgencia» de poner en marcha un plan de rescate del sector a fondo perdido, que cifró en 5.300 millones de euros. La organización alerta de que el tiempo «se agota» para evitar quiebras y caídas «dramáticas de empleo», ya que los datos del INE «corroboran la debacle de la actividad turística de 2020». Igualmente, piden acompañar el rescate con nuevos ERTE que se prolonguen y flexibilicen hasta final de 2021.

Compartir el artículo

stats