Aunque la mayor parte de la población ha decidido respetar las restricciones decretadas por el Consell para frenar la expansión del coronavirus en esta tercera ola, especialmente dañina en la C. Valenciana, las fuerzas de seguridad no dejan de detectar infractores que deciden saltarse la norma. Así, según las cifras facilitadas por la Delegación del Gobierno y por la Conselleria de Justicia, hasta las 20.00 horas de ayer, el número de denuncias impuestas por todos os cuerpos policiales superaba las 3.300. Para que se hagan una idea, 110 sanciones cada hora. Casi dos por minuto.

Muchas de esas denuncias están siendo por saltarse el cierre perimetral de las 16 ciudades de más de 50.000 habitantes, una medida que pretende frenar la movilidad y la interrelación entre distintos núcleos, tras constatar en los peores momentos de esta tercera ola que muchos de los brotes tenían su origen en encuentros sociales y familiares.

De esas más de 3.300 denuncias, alrededor de la mitad —más de 1.600— fueron impuestas por la Policía Nacional, responsable de la seguridad en 14 de los 16 municipios aislados desde las tres de la tarde del viernes hasta las seis de la madrugada del lunes. La ciudad con más propuestas de sanción ha sido Alicante, con 429, seguida de València, con 376, Benidorm, con 155, y Torrent, con 142. A la cola está Elda, con 18,y Alcoi, con 33.

En cuanto al otro cuerpo policial de rango estatal, la Guardia Civil, las sanciones hasta las ocho de la tarde del sábado sumaban 248, una cifra sensiblemente más baja dado que solo les corresponde el control del cierre perimetral de Torrevieja y San Vicente del Raspeig.

Entre las infracciones más destacadas se encuentra la de un ciclista de Benidorm, sancionado por la Policía Nacional después de colgar en su perfil de Facebook una foto en la que se jactaba de haber roto el cierre perimetral.

A esas propuestas se suman, obviamente, las de las policías locales y las de la autonómica. Los cuerpos policiales de los ayuntamientos habían propuesto para sanción hasta las 10.00 horas de ayer, domingo, a 1.255 personas, 49 más que en el mismo periodo del fin de semana anterior, el primero en el que entraron en vigor las restricciones de movilidad para los 2,3 millones de habitantes de esas 16 ciudades.

Las policías locales sancionaron en esas 44 horas a 14 establecimientos —16 menos que una semana antes— y denunciaron 102 reuniones no permitidas —105 menos que el primer fin de semana—. Además hubo 102 actuaciones en el ámbito familiar o social —72 menos— y 297 controles —68 menos—, de donde se deduce que este fin de semana ha habido un mayor grado de cumplimiento de las restricciones.

Inspección en establecimientos

Por su parte, la unidad de la Policía Nacional adscrita a la Generalitat Valenciana, la conocida como policía autonómica, identificó entre las tres de la tarde del viernes y las diez de la mañana del domingo a más de 3.000 personas y 1.500 vehículos.

En su caso, las sanciones propuestas por vulnerar las medidas anticovid del Consell se sitúan en casi 300. Dos tercios de ellas, esto es, más de 200, han sido por saltarse el confinamiento perimetral, casi el doble que durante el primer fin de semana, según dio a conocer ayer por la mañana la consellera Gabriela Bravo.

Ese cuerpo policial, que tiene asignado el control de los establecimientos, ha realizado 106 inspecciones en comercios y grandes superficies. Según informó ayer la consellera, la afluencia en grandes superficies y en áreas comerciales ha registrado este fin de semana una notable caída, especialmente durante el viernes. De hecho, ese día, el primer del cierre perimetral, el aforo medio se estima en el 20-25 % del máximo permitido 30 % del total. El sábado, se incrementó ligeramente, hasta un 30-35 % del permitido.

La afluencia de gente baja en las calles comerciales

El centro de València mostraba ayer tarde una estampa inusual en esta época del año. Las calles permanecieron semidesiertas pese al periodo de rebajas aún vigente. El buen tiempo hizo que muchas personas prefirieran las zonas abiertas para pasar el día, y otras decidieron permanecer en casa a causa de la alta incidencia de contagios en la Comunitat Valenciana.

Disuelven un botellón con un centenar de jóvenes en Alicante

Agentes de a Policía Nacional disolvieron el pasado sábado por la noche en Alicante un botellón organizado en el mirador de la Serra de San Julián, de difícil acceso, en el que participaban un centenar de jóvenes, algunos de ellos menores, que consumían alcohol en la vía pública y que estaban reunidos escuchando música.

La Policía Nacional organizó un operativo para intervenir en el lugar, de difícil acceso y escondido en un monte cercano al centro de la ciudad, que había sido previamente localizado a través del dron de la Comisaría Provincial de Alicante. La Policía Nacional levantó propuestas de sanción a todos los participantes en el botellón por incumplir las medidas de prevención sanitarias y ha precintado el espacio para que no sea utilizado en más ocasiones.