Si la evolución sanitaria no lo impide, la desescalada de los bares y restaurantes de la Comunitat Valenciana comenzará el 1 de marzo y será dialogada. Ese es el compromiso adquirido en la tarde de ayer por la Conselleria de Sanidad tras una reunión mantenida con representantes del sector de la hostelería y del ocio nocturno que sirvió para aparcar las tensiones de los últimos meses y cerrar filas para culminar primero la mejoría sanitaria por la pandemia del coronavirus en Valencia, Alicante y Castelló y encarar después su vuelta a la actividad. Ambas partes acordaron celebrar un segundo encuentro el próximo martes en el que los afectados presentarán ya sus propuestas firmes de cara a esa reapertura.

Además de la consellera Ana Barceló, al primer encuentro de la mesa de diálogo en la que se perfilará cómo será la desescalada el próximo mes de marzo asistieron el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer; el presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo (Conhostur), Manuel Espinar; el presidente de la Federación de Ocio, Turismo y Juego (Fotur), Víctor Pérez; y el presidente de la patronal CEV, Salvador Navarro.

Desescalada: sintonía en la primera cita

La primera toma de contacto sirvió para acercar posturas entre la Generalitat y las asociaciones y así se desprendía de las declaraciones de ambas partes. Conhostur y Fotur dejaron notar su optimismo tras meses de desencuentros y de un clima hostil que había ido en aumento en algunos sectores del colectivo que amenazaban con la insumisión. Por su parte, desde Sanidad y Turisme se celebraba la buena sintonía percibida de los hosteleros, que se mostraron comprensivos con la prudencia que reclama el Consell para este proceso.

Según informó la conselleria en un comunicado, Barceló insistió en la línea marcada por el president Ximo Puig ante la epidemia del coronavirus: la prudencia. Según la consellera, la desescalada se llevará a cabo «con cautela y mesura», ya que «el objetivo es poder abrir los locales de hostelería y ocio con total seguridad tanto para los hosteleros como para la ciudadanía». Asimismo, agradeció a ambos sectores su «comprensión y colaboración» con las medidas adoptadas.

Ana Barceló: «El objetivo es poder abrir los locales de hostelería y ocio con total seguridad tanto para los hosteleros como para la ciudadanía»

Fuentes conocedoras de la reunión detallaron que los líderes de las patronales entendieron la necesidad de que esa desescalada sea progresiva y marcada por la prudencia. Una de las razones es la preocupación que existe por la expansión de la cepa británica, reconocida incluso por Puig el lunes y que ya supone el 10 % de los casos en València. Esa mayor transmisibilidad de la variante del virus es el principal motivo por el que el Consell insiste en que esa reapertura no puede ser abrupta.

La patronal hostelera avanzó a finales de la semana pasada, cuando se anunció la creación de este espacio de negociación, que aprovecharía la reunión oficial para solicitar una reapertura con menos restricciones que las que soportaba en el momento de su clausura, cuando operaban con mitad de aforo en terrazas, un tercio en el interior y con un cierre anticipado a las 17.00 horas. Ayer no oficializó esa petición y no quiso concretar la que llevará a la próxima cita.

La preocupación por el aumento de la incidencia de la cepa británica es el principal motivo esgrimido por el Consell para apelar por la prudencia en la desescalada

En todo caso, el vicepresidente de Conhostur, Luis Martí, consideró una «muy buena noticia» la creación de la mesa de dialogo, que supone que «por primera vez» la hostelería estará presente «en sala máquinas de las decisiones que se vayan a tomar. Las propuestas que realicemos, junto con la información y las propuestas de Sanidad, será lo que conforme el futuro», añadió.

«Más de un año cerrados»

Desde Fotur las sensaciones eran muy similares. Víctor Pérez la calificó de «muy positiva» y avanzó que desde hoy comenzará a preparar esas peticiones que presentará el 23 de febrero. El líder de Fotur quiso marcar perfil propio y recordó durante la reunión que, pese a dar todo su apoyo a la hostelería, el ocio ya acumula «un año cerrado».

Por su parte, el secretario de la Unión de Consumidores de la Comunitat Valenciana, Vicente Inglada, reclamó que estos establecimientos continúen cerrados hasta consolidar la mejoría sanitaria porque se ha «demostrado» que su clausura influye en la pandemia y porque, defendió, no son «espacios seguros para los usuarios». Mientras tanto, pidió al Consell dar ayudas al sector.

La Justicia rechaza la suspensión urgente del cierre que pedía Ashocas

El Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana rechazó ayer adoptar las medidas cautelarísimas solicitadas por la Asociación Hostelera de Castelló (Ashocas) para la suspensión de las restricciones que pesan sobre la hostelería desde el pasado 19 de enero.  

La Generalitat tiene ahora de plazo hasta las 14 horas del 18 de febrero para pronunciarse al respecto sobre la medida cautelarísima reclamada por los hosteleros castellonenses. 

El rechazo a estas medidas cautelarísimas no es firme y puede ser recurrido ante la sala de lo contencioso-administrativo, que entiende que cabe apelación mediante la presentación de un recurso de reposición en un plazo de cinco días. 

Esta decisión se adopta sin entrar en el fondo del asunto sobre el que la sección cuarta de la sala de lo contencioso-administrativo se pronunciará en las próximas semanas, una vez escuchadas a las partes.

Ashocas es la organización que amenazó con reabrir ilegalmente los bares como protesta, la cual canceló el lunes cuando optó por la vía judicial.