Las informaciones del Consell que apuntan a una probable reapertura de terrazas en la Comunitat Valenciana a partir del próximo lunes no han gustado demasiado en el seno de Podem. A la espera de que se aborde el plan de desescalada en la reunión interdepartamental de la Generalitat de este jueves, desde la formación morada apelan a las advertencias de diferentes expertos sobre la posible llegada de una cuarta ola a finales de marzo para pedir "máxima prudencia" y no adelantar ninguna medida hasta que se tomen decisiones firmes.

"No podemos bajar la guardia ni relajarnos de forma prematura", señalan las mismas fuentes de Podem. La tesis defendida por el partido que lidera Pilar Lima es que no debería haber motivos para la relajación hasta que no esté avanzada la vacunación masiva, un proceso que no dará comienzo hasta el mes de abril. Para los morados, el levantamiento progresivo de las restricciones actuales ha de valorarse "siempre en base a los datos lo más actualizados posibles y la voz de los expertos sanitarios", con el objetivo de "evitar otro colapso sanitario y salvar el máximo de vidas".

En la misma línea, en Podem mantienen que "lo único que va a hacer superar esta pandemia es la vacuna" y remiten a la opinión de los expertos que han señalado que "es un error relajarnos prematuramente". Por eso, abogan por "seguir valorando los datos de la semana" para, atendiendo al principio de máxima precaución y prevención ante la cuarta ola, tomar decisiones el jueves.

En Compromís también piden prudencia y no avanzar acontecimientos hasta la mesa interdepartamental del jueves, con el análisis de los datos y su evolución lo más actualizada posible sobre la mesa.