Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Si la lista para mi operación ya era larga, con la covid es desesperante"

Dos pacientes lamentan la demora de sus intervenciones quirúrgicas con la pandemia

La documentación de Manoli Cabanilles que demuestra estar en lista de espera, ayer.  | F. BUSTAMANTE

La documentación de Manoli Cabanilles que demuestra estar en lista de espera, ayer. | F. BUSTAMANTE

Acostumbrada a esperar. Así lleva Manoli Cabanillas los últimos dos años en lo que se refiere a pasar por el quirófano. No son operaciones urgentes por lo que su aplazamiento ha sido una de las consecuencias del propio funcionamiento de las listas de demora que se han visto aumentadas con la covid. Operaciones que, sin ser urgentes, sí harían que su vida fuera mejor, sin dolores extra sobre la rutina y que se espera retomar una vez bajen los contagios.

Primero fue una hernia para la que estuvo esperando más de medio año con olvido del médico de incluirle en la lista de pacientes para operarse incluido. Después, tras esta intervención, su médica de cabecera le dijo de completar esta con una mejora estética de la parte del vientre. «Con eso llevo más de medio año», dice Manoli que explica que cuando no se atrasó la operación por el aumento de casos de la covid fue porque había un positivo entre el equipo médico.

Su último problema, indica, son dos pólipos en la garganta, «uno más grande y otro menos desarrollado», asegura. «Me dio una afonía en diciembre, me derivaron al Hospital de la Malvarrosa y me dijeron que me tenían que operar, eso fue en diciembre, llevo solo dos meses, pero la sensación es que va para muy largo», lamenta Manoli.

La espera de quirófano no le impide, de momento, hacer vida normal, pero asegura estar «harta». «Si la lista de espera para operarse ya era larga, ahora con la covid es desesperante, pero ponen de excusa para todo la covid», dice como resumen de su situación.

No solo para una operación hay espera, también para la atención en especialistas que han tenido que incorporarse a tratar pacientes con covid. Concha Ortiz está de baja desde junio pasado por una rotura del tendón entre el codo y el hombro. Desde la mutua laboral le derivaron al médico de cabecera para ver si era necesario operar y desde este le mandó a un traumatólogo que todavía no le ha podido atender.

«Siempre que llamo me dicen que ya me llamarán, que ahora están con el covid, ¿pero todos? ¿también los traumatólogos?», se queja. La solución, de momento, es que haga ejercicios de rehabilitación.

Compartir el artículo

stats