Menos de 50 casos o directamente ningún caso por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas. Es el escenario más buscado por los epidemiólogos. Supondría que la virulencia de la tercera ola ha pasado y que la posibilidades de rebrotes, aunque siempre existen, quedarían acotados por los rastreadores. De hecho, es la barrera que permite calificar el riesgo de un territorio en bajo según el semáforo covid aprobado por el Ministerio de Sanidad. Tras varias semanas de descensos continuados de contagios la Comunitat Valenciana ha conseguido reducir su incidencia acumulada a 202,77 casos nuevos por cada 100.000 habitantes, según la última actualización del Ministerio de Sanidad.

A pesar de la caída drástica de contagios, la situación epidemiológica en el territorio sigue siendo preocupante, por encima de los 50 contagios y por debajo de los 250 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días que fija el inicio del límite del riesgo extremo en la pandemia. Hace apenas un mes que se alcanzaron la cifra de 1.300 casos cada 100.000 habitantes que llegó a registrar la Comunitat Valenciana en los peores momento de la tercera ola de la pandemia de coronavirus.

Una situación alarmante que las restricciones han permitido mejorar. De hecho, un total de 230 municipios de la Comunitat Valenciana han conseguido reducir la actividad del virus a cotas extremadamente bajas. El 42 % de los municipios valencianos ha registrado menos de 50 casos por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas y están por tanto en una situación de bajo riesgo. De ellos, 212 registran una incidencia menor a 25 casos o incluso han registrado cero casos.

La mejora ha sido generalizada en los 542 municipios valencianos. Según la última actualización por municipios publicada ayer por la Conselleria de Sanidad solo se han detectado contagios en 245 localidades y ninguna de ellas ha superado el millar.

Es la primera vez desde que empezó la tercera ola y en todo 2021 que ningún municipio supera los 1.000 contagios durante el fin de semana, ni siquiera la ciudad de València.

Además, el avance de la pandemia se detiene y desde noviembre es el fin de semana en el que menos municipios han sumado nuevos positivos. Tan solo en las cuatro ciudades más pobladas se han registrado más de un centenar de casos, con València a la cabeza una vez más y los 825 contagios confirmados mediante pruebas PCR o test de antígenos. Le siguen Elx, con 335; Alicante, con 206 y Castelló de la Plana, con 157.

Datos parecidos al verano

La caída se deja sentir en prácticamente todo el territorio, y ciudades que hace apenas un mes tenían una incidencia muy elevada, registran ahora datos más parecidos a los del verano. Es el caso de Alcoi, una de las ciudades más afectadas en las sucesivas oleadas de coronavirus y que este fin de semana apenas ha sumado 19 contagios, frente a los más de 500 que registraba durante las últimas semanas de enero.

También se aprecia este descenso en localidades que estuvieron confinadas en enero por la elevada incidencia que alcanzaron como Daimús, Jérica y Soneja, que no han detectado ningún positivo. Otras ciudades más grandes, como Utiel, Llíria y Xàtiva, han tenido apenas uno, cuatro y seis casos respectivamente durante el fin de semana.

Por el contrario, la situación sigue siendo preocupante en municipios como Villargordo del Cabriel, Zucaina, Olocau del Rey, Llucena y Benigànim, los cinco con la peor incidencia acumulada de positivos en los últimos catorce días. Villargordo del Cabriel ha contabilizado catorce casos positivos en los últimos catorce días por lo que tiene la incidencia acumulada a 2.761,47 casos cada 100.000 habitantes.

Incidencia en pequeños pueblos

En el caso de Zucaina, con 4 contagios entre los 162 vecinos, la incidencia se dispara a los 2.339,18 casos. Una situación similar a lo que sucede en Olocau del Rey que con sólo 2 casos en las últimas dos semanas dispara la incidencia a 1.680,67 casos cada 100.000 habitantes.

Por último, Llucena ha alcanzado durante el fin de semana una incidencia de 1.459,29 casos al sumar 19 positivos. Y Benigànim no logra bajar de los mil casos ya que suma una incidencia de 1.215 contagios cada 100.000 habitantes tras diagnosticar 71 positivos durante los últimos catorce días.

Se trata de cifras que obligan a iniciar la desescalada con cautela, como reivindicó ayer el sindicato CC OO PV quien recordó que el descenso de contagios, ingresos y fallecidos ha hecho que la presión asistencial disminuya y los hospitales valencianos hayan «salido del colapso», pero advierte de que se ha pagado un «precio muy alto» al llevar a los profesionales sanitarios a la «extenuación».

Por ello CC OO PV pide mantener las restricciones mientras el riesgo sea alto -entre 150 y 250 casos por cada 100.000 habitantes en incidencia acumulada en 14 días-, ya que lo recomendable es «no superar los 25 casos». Y, aunque se han reducido las hospitalizaciones, «necesitamos no superar los 500 ingresos y 80 de UCI para aliviar la presión hospitalaria».