La Policía Nacional desarticuló ayer una organización criminal que operaba en diferentes puntos de la Comunidad Valenciana y de Murcia, y detuvo a 31 personas, en una operación contra la venta y distribución de anabolizantes y esteroides.

La red desmantelada también se dedicaba al tráfico de estupefacientes y a la comisión de hurtos de sustancias hormonales en centros hospitalarios, según fuentes policiales.

Los medicamentos prohibidos eran importados a España desde Portugal y Bulgaria por vía terrestre, mediante vehículos, y a través de empresas de paquetería y la distribución se realizaba en tiendas de nutrición deportiva y en repartos diarios personales que abarcaban casi toda la Comunidad Valenciana.

La red contaba con un almacén en Llosa de Ranes (Valencia), donde fueron intervenidas más de 500.000 dosis de sustancias anabolizantes en diversos formatos de presentación (cápsulas, comprimidos o inyectables).